Diálogo sobre derechos y libertades con Dolores Delgado, Pere Joan Pons, Cosme Bonet y Susanna Moll. | PSIB/PSOE

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha defendido este sábado en Mallorca la educación como la mayor «herramienta de transformación social» y ha dicho que la intención del Gobierno socialista es invertir el 5 % del PIB en educación en el año 2025.

«La educación es la base de la igualdad de oportunidades», ha afirmado la ministra en un acto de campaña celebrado en la localidad mallorquina de Binissalem.

Delgado ha asegurado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «ha hecho más en educación en 10 meses que el PP en 7 años» y ha avanzado también que la próxima legislatura los socialistas aprobarán «una ley educativa inclusiva y unos Presupuestos Generales del Estado sociales».

Si las cuentas del Estado de 2019 no salieron adelante, ha recordado, se debe al voto contrario de «la derecha, la extrema derecha y de sus socios».

Delgado ha resaltado que si los socialistas pueden invertir en educación es por su positiva gestión económica y, en este sentido, ha comentado que la economía española creció un 2,5 % el año pasado y que la previsión para éste es del 2,2 %, mientras que el número de afiliados a la Seguridad Social ha alcanzado los 19 millones de personas.

La titular de Justicia ha subrayado que la economía española es la que mayor confianza genera en Europa.

Finalmente, en cuanto a derechos y libertades, Delgado ha destacado el trabajo del ejecutivo socialista en defensa de la memoria histórica.

Mientras que el Gobierno del PP destinó «cero euros a la memoria histórica», los socialistas han reactivado estas políticas, justo en un momento en que «los hijos del franquismo reaparecen sin vergüenza».

Los Socialistas de Mallorca han celebrado este sábado su Conferencia Política para definir la base programática para los próximos años, tanto para el Consell de Mallorca como para los ayuntamientos.

En este encuentro han participado 200 personas, así como la ministra, la secretaria general del PSIB, Francina Amengol, y los candidatos socialistas a las elecciones generales del 28-A.

Pere Pons, número uno al Congreso por Baleares, ha dicho que Baleares, con el Govern de Francina Armengol, ha sido un «laboratorio estatal para reducir las desigualdades, reforzando el ADN de los socialistas: la educación, la sanidad y las pensiones».

En este sentido, Pons ha manifestado que «nuestro objetivo ha sido demostrar que se puede avanzar en la eliminación de desigualdades».

La «mejor prueba», ha puesto como ejemplo, son las 200.000 personas que mejorado su salario en Baleares y las 11.185 personas que disponen de la renta Social Garantizada o el retorno de la sanidad universal. Por todo ello, «hay que seguir gobernando en Baleares y en Madrid cuatro años más», ha apostillado.

El candidato al Senado por Mallorca, Cosme Bonet, ha destacado la redistribución del crecimiento económico impulsado por los socialistas durante legislatura, en un momento en que «por primera vez los salarios de Baleares aumentan por encima de la media nacional».

Finalmente, la candidata al Senado por Mallorca, Susanna Moll, ha destacado el cambio en la educación con los gobiernos socialistas.

«Veníamos de años de crispación y conflicto con el PP y hemos pasado a impulsar el diálogo con la comunidad educativa y las inversiones, mientras que otros la quieren recentralizar», ha lamentado.