El padre Toño asegura que regresa a España «para poder gozar de la libertad que nunca debió perder»

El padre Toño, tras permanecer 37 días encarcelado, ha sido condenado a una pena de 30 meses en El Salvador por colaborar con las 'maras', pandillas juveniles locales en cuya reinserción trabajaba

| Ciudad Real |

Valorar:

El sacerdote pasionista Antonio Rodríguez López-Tercero, conocido  como el padre Toño, natural de Daimiel (Ciudad Real), que ha  regresado este domingo a España desde El Salvador, ha asegurado que  vuelve para «poder gozar la libertad que nunca debió perder».

El sacerdote se ha manifestado así, en declaraciones a Europa  Press, poco después de aterrizar en el aeropuerto Adolfo Suárez  (Madrid-Barajas), donde ha sido recibido por su familia y por unos  amigos de la localidad manchega.

El padre Toño, tras permanecer 37 días encarcelado, ha sido  condenado a una pena de 30 meses en El Salvador por colaborar con las  'maras', pandillas juveniles locales en cuya reinserción trabajaba,  pasándoles objetos ilegales, concretamente, teléfonos móviles.

La resolución judicial ha permitido que el sacerdote pueda  sustituir la pena de cárcel en el país centroamericano por la  prestación de servicios sociales durante ese tiempo y que estos los  pudiera realizar fuera de El Salvador, lo que le ha permitido  regresar a España.

El padre Toño ha lamentado que se haya visto envuelto en esta  situación y ha señalado que lo único que ha hecho en El Salvador  desde que llegó hace 15 años --ahora cuenta con 37-- es trabajar por  la reeducación y reintegración social de estos jóvenes, en un país  donde solo en el pasado mes de agosto se produjeron 351 muertes  violentas.

El cura daimieleño ha reconocido que tuvo que asumir el delito  para que su abogado y la Fiscalía salvadoreña pudieran negociar una  «alternativa» a su ingreso en prisión.

Dos años en España

Por ahora, su intención es descansar un tiempo, aunque los dos  próximos años que está obligado a permanecer en España, según ha  dicho, realizará cualquier tipo de labor social que pueda.

El juez, para el acuerdo, ha impuesto al padre Toño, según ha  contado, una serie de condiciones, entre ellas, no tener trato con  encarcelados ni contactar con personas que pudieran pertenecer a  pandillas en España.

Asimismo, aunque tiene libertad de movimiento por todo el  territorio español, el juez, deberá saber en cada momento dónde se  encuentra.

El sacerdote ha agregado que la detención y la estancia en prisión  también le ha afectado a su salud y que ahora tiene que estar sujeto  a un tratamiento para responder a aspectos físicos y psiquiátricos.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.