Tanques rusos en Donetsk. | REUTERS TV

Las fuerzas rusas y las milicias de la república popular de Donetsk, en el prorruso este ucraniano, se han hecho con el control de la costa del mar de Azov, lo que impide el acceso de las tropas ucranianas, informó este martes el Ministerio de Defensa ruso. «Desde el día de hoy las unidades de las Fuerzas Armadas de Ucrania tienen bloqueado el acceso al mar de Azov», según el parte diario de este ministerio. De acuerdo con el portavoz de Defensa, el general mayor Ígor Konashenkov, desde el inicio de la intervención en Ucrania, las fuerzas rusas han destruido 1.325 objetivos de la infraestructura militar de Ucrania. Konashenkov aseguró que los ataques no afectan instalaciones de infraestructura civil y edificios residenciales. Entre los equipos destruidos, se encuentran 395 tanques y otros blindados, así como 59 sistemas de lanzamiento múltiple y 179 piezas de artillería, agregó. Rusia dijo hoy que continuará la «operación militar especial» iniciada en Ucrania el pasado 24 de febrero hasta que «alcance sus objetivos».

«Lo importante para nosotros es proteger a la Federación de Rusia de la amenaza militar creada por Occidente, que intenta utilizar al pueblo ucraniano en la lucha contra nuestro país», dijo el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú. Shoigú añadió que Rusia continuará la intervención en Ucrania hasta conseguir los objetivos fijados, que consisten en «la protección de la población del Donbás, así como la »desmilitarización y la desnazificación de Ucrania".