El líder ruso ha pasado en varías ocasiones sus vacaciones de verano en una urbanización de lujo en Alicante.

Vladimir Putin tiene un refugio de veraneo en España. El presidente ruso ha pasado temporada de descanso en un lujosa urbanización situada en Altea (Alicante), dónde ha disfrutado del sol y la brisa del mar Mediterráneo. La Costa Blanca se ha convertido en uno de los destinos turísticos más demandados por los turistas rusos durante los últimos años. De hecho, hasta el mismísimo Putin sucumbió a sus encantos antes de convertirse en uno de los personajes más controvertidos de los últimos días tras explotar la guerra entre Rusia y Ucrania.

Altea Hills es un complejo de lujo donde el máximo mandatario ruso ha disfrutado de sus vacaciones. Para acceder al resort es necesario una invitación de algunos de sus vecinos para acceder a sus imponentes instalaciones al alcance de un reducido grupo de personas. Algunas de sus casas más explosivas tienen un coste de hasta 7,5 millones de euros. Según confirman varios medios nacionales, el presidente ruso Vladimir Putin visita Altea dos veces al año durante la época estival

La urbanización está totalmente blindada. Durante su estancia cuenta con vigilancia las veinticuatro horas del día, total discreción y toda clase de lujos inimaginables. No obstante, no existe confirmación oficial por parte del gobierno ruso de la presencia de Putin en el complejo alicantino, ya que el presidente siempre ha optado por mantener en la más estricta intimidad su vida personal y familiar.

Lo que sí es conocido, es que cuando se desencadenó la crisis de Crimea, hace más de siete años, el presidente ruso viajó hasta Altea y se alojó en el Sha Wellness Clinic, uno de los hoteles y balnearios médicos con tratamientos naturales más lujosos del mundo. En el hotel el mandatario se sometió a un completo programa de belleza basado en la filosofía zen budista y una dieta estricta a base de alimentos macrobióticos sin azúcares, pan, pescado o carne. Entre los servicios del balneario, se pueden encontrar tratamientos para evitar el envejecimiento, mejorar el sueño, mitigar la adicción al tabaco y otras terapias naturales inspiradas en pruebas genéticas.