Las imágenes de satélite tomadas el pasado miércoles por la mañana muestran grandes daños a la infraestructura civil.

Las imágenes de satélite tomadas el pasado miércoles por la mañana muestran grandes daños a la infraestructura civil y alrededor de la sitiada ciudad de Mariúpol, en el sur de Ucrania. La empresa estadounidense Maxar Technolgies ha comparado a través de unas imágenes aéreas como estaba la ciudad portuaria en junio de 2021 y como ha quedado en la actualidad tras días de intensos bombardeos por parte de Rusia.

Las imágenes que han difundido a través de sus redes sociales muestra como han quedado totalmente destruidos los edificios de viviendas, supermercados, centros comerciales y escuelas de la ciudad. Cabe señalar, que Maxar ha indicado que no aparece el hospital infantil atacado este miércoles por la tarde, ya que las imágenes fueron captadas juntos antes del bombardeo. Desde el aire se observa la devastación de las infraestructuras, en zonas residenciales.

Noticias relacionadas

Mariúpol está considerada una conquista clave para los intereses militares de Rusia, en la medida en que le permitiría avanzar en sus esfuerzos de unir las zonas rebeldes del este de Ucrania con la península de Crimea. En los últimos días, ha habido varios intentos de establecer corredores humanitarios, pero no han estado exentos de contratiempos. El ministro de Exteriores ucraniano ha señalado que entre 300.000 y 400.000 personas seguirían siendo «rehenes» de las fuerzas rusas y sus aliados, ya sin suministros básicos ni comunicaciones. El presidente, Volodimir Zelenski, denunció esta semana la muerte por deshidratación de un niño, «quizás por primera vez desde la invasión nazi». «Escuchadme, queridos aliados. Un niño ha muerto deshidratado. ¡En 2022!, afirmó el mandatario en sus redes sociales. Kiev ha puesto este caso como ejemplo de una crisis humanitaria que ha comprobado de primera mano Olexander, trabajador de MSF.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos cifra en 516 los fallecidos en todo el país, pero cita expresamente el desconocimiento de lo que está pasando en Mariúpol entre sus argumentos para avanzar que el dato real será «considerablemente mayor». La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de Naciones Unidas apunta que «las necesidades siguen acumulándose (en Mariúpol, donde cientos de miles de personas llevan atrapadas más de diez días en condiciones extremas».