Vista de la fachada del Banco Central en Moscú. | Reuters

2

Con su expansión al este y el ingreso de Finlandia y Suecia, la OTAN tendrá más Rusia en sus fronteras, afirmó el presidente de la Duma rusa (Cámara baja del Parlamento) Viacheslav Volodin. «Jens Stoltenberg informa que Rusia tendrá más OTAN junto a sus fronteras. Se alegra antes de tiempo. No estudió geografía en la escuela. En caso de que Finlandia y Suecia ingresen a la OTAN, esta tendrá más Rusia en sus fronteras», escribió en su cuenta de Telegram.

Según el presidente Vladímir Putin, «Rusia está abierta al diálogo para garantizar la estabilidad estratégica, el mantenimiento del régimen de no proliferación de armas de destrucción masiva, la mejora de la situación en la esfera del control de armas» ya que «la agenda rusa en materia internacional siempre fue y continúa siendo constructiva». Sin embargo, en un acto público en San Petersburgo ha arremetido contra la cumbre de la OTAN en Madrid al denunciar que «hay países que promueven su exclusividad, pero en sus políticas internas violan el derecho y pisotean conceptos como la libertad de expresión y la inviolabilidad de la propiedad». Según Putin algunos países intentan «suplantar el derecho por su dictado y las normas internacionales con sus jurisdicciones nacionales», en una «negativa deliberada a seguir los principios legales básicos: la justicia, el respeto, la igualdad de derechos y el humanismo».

También se ha pronunciado al respecto el régimen chino. En este sentido, China ha afirmado que se opone «firmemente» al nuevo Concepto Estratégico de la OTAN, al que considera «repleto de sesgo ideológico y de valoraciones propias de la Guerra Fría», y denunció que «ataca y difama maliciosamente a China». «Treinta años después la OTAN aún continúa con su táctica de crear enemigos y de fomentar la confrontación de bloques. Este nuevo Concepto Estratégico ataca y difama maliciosamente a China».

Noticias relacionadas

«Daremos respuestas firmes y decididas a todo acto que socave nuestros intereses», dijo en un comunicado el portavoz de la Misión China ante la Unión Europea. El nuevo Concepto Estratégico de la Alianza aprobado el miércoles en Madrid advierte de que China «desafía nuestros intereses, seguridad y valores», y apuesta por el acercamiento de las fronteras de la OTAN a territorio ruso con la integración de Finlandia y Suecia en el club del Tratado Atlántico Norte.

Para China ese nuevo Concepto Estratégico de la OTAN está «sesgado ideológicamente». El régimen chino, que en otras ocasiones ya había exigido a la alianza occidental que no exagerara «la teoría de la amenaza china», criticó con dureza al documento de los líderes de la Alianza, que no ha sentado bien en Pekín, y al hilo sus portavoces apostaron por una dura contrarréplica. «El nuevo Concepto Estratégico afirma que otros países plantean desafíos y, sin embargo, es la Alianza la que va creando problemas en todo el mundo». «Se autoproclama una organización defensiva que defiende el orden internacional basado en normas, pero ha pasado por alto al Consejo de Seguridad de la ONU y ha librado guerras contra estados soberanos», agregó.

El portavoz de Exteriores Zhao Lijian lanzó desde Pekín un mensaje similar, acotando que el documento de la OTAN «ignora los hechos, confunde el blanco con el negro y, en definitiva, hace comentarios irresponsables sobre el desarrollo de la política de seguridad china, que es completamente normal. China está muy preocupada y se opone completamente». Zhao incluso acusó al organismo de «matar civiles inocentes» y de «tener las manos manchadas de sangre», y recordó «la tragedia histórica» que supuso el bombardeo de la Embajada de China en la extinta Yugoslavia a manos de la OTAN, que provocó en mayo de 1999 la muerte de tres periodistas chinos.

«¿Quién está desafiando la seguridad global y socavando la paz mundial? ¿Hay alguna guerra o conflicto en estos años en los que la OTAN no haya estado involucrada?», apuntó el portavoz destacado en la UE, quien agregó que «China nunca ha iniciado una guerra ni invadido otros países». «No interferimos en los asuntos internos de otros ni exportamos ideología ni imponemos sanciones unilaterales», afirmó. A ojos de Pekín, China sigue una política exterior «independiente, de paz» y es «un contribuyente al desarrollo global y un defensor del orden internacional».