El motivo de las cancelaciones son los problemas de personal en la facturación de vuelos. | Efe

Lufthansa ha cancelado 2.000 vuelos en los aeropuertos de Frankfurt y Munich para este verano debido a los problemas de personal en la facturación de vuelos. La aerolínea ha asegurado a Reuters que está contratando personal adicional donde es factible para garantizar la mayor estabilidad posible del programa de vuelos y ofrecer así a sus pasajeros la mejor seguridad de planificación. En concreto, se cancelarán principalmente las conexiones cortas a destinos dentro de Alemania o a países extranjeros cercanos, para los que existen «buenas alternativas», según Lufthansa.

Estas 2.000 cancelaciones se suman a las 3.000 que realizó la compañía aérea para los meses de julio y agosto, además de las 770 conexiones para esta semana, hasta el 14 de julio. Además de las aerolíneas, los aeropuertos también se están viendo afectados por falta de personal, tal y como está ocurriendo en el aeropuerto de Heathrow-Londres, que ha decidido limitar su capacidad a 100.000 pasajeros diarios hasta el 11 de septiembre y ha pedido a las aerolíneas que no vendan más billetes de verano para evitar retrasos, colas o cancelaciones de última hora.

El director general del aeropuerto de Heathrow, John Holland-Kaye, ha explicado que el sector de la aviación mundial se está recuperando de la pandemia, pero que «el legado del Covid-19 sigue planteando retos» y ha admitido que hay algunas funciones «críticas» en el aeropuerto que todavía no cuentan con los recursos necesarios, en particular, los empleados de tierra.