El presidente ruso, Vladímir Putin, mantuvo un encuentro con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, en Teherán (Irán). Sobre la mesa estaban varios temas de calado, como la fórmula más óptima de sacar el grano ucraniano y evitar una hambruna de proporciones bíblicas, o la enquistada guerra de Siria, en la que ambos actores internacionales juegan un papel destacado. Antes que eso y de entrar en materia con los temas del día, Putin tuvo que tragarse un sapo.

El líder ruso llegó antes a la cita y permaneció quieto, casi un minuto con cara de circunstancia, esperando ante las cámaras a que Erdogan se dignara a comparecer. Esta significativa escena ha sido analizada por diversos expertos en comunicación política, y algunos creen que es muy representativa de «cuánto ha cambiado todo después de la guerra de Ucrania». «Se trata de una dulce venganza para Erdogan, quien en 2020 fue humillado por Putin cuando lo hizo esperar 2 minutos en esta especie de juego de poder en una visita a Rusia. Este 2022 en Irán muchas tornas han cambiado» ha considerado Joyce Karam, corresponsal de The National. Por cierto, las imágenes del primer plano de Putin esperando a su homólogo pertenecen a la agencia de noticias gubernamental de Turquía. Por si hubiera alguna duda de las intenciones.

Putin y Erdogan han mantenido este martes una reunión en la capital iraní donde han abordado, entre otros asuntos, la exportación de trigo retenido en los puertos ucranianos, aunque sin alcanzar un acuerdo final. Según ha reconocido el propio Putin, la conversación no ha servido para resolver por completo las diferencias al respecto de la exportación de alimentos, si bien ha puesto en valor la mediación de Erdogan. «Con su mediación, hemos avanzado. Es cierto que no todos los problemas se han resuelto todavía, pero el hecho de que haya movimientos ya es bueno», ha apuntado Putin tras el encuentro, según recoge la agencia rusa de noticias TASS.

Asimismo, el mandatario ruso ha agradecido a su homólogo turco que se haya propuesto una «plataforma turca para las negociaciones» sobre la exportación de alimentos, en alusión al mecanismo acordado entre Rusia, Ucrania, Turquía y Naciones Unidas la pasada semana tras una reunión a cuatro bandas en Estambul. Por su parte, Erdogan ha reconocido que espera que las negociaciones tengan éxito y ha apuntado a la necesidad de dar continuidad a las conversaciones del más alto nivel entre ambos presidentes, según la agencia Interfax. Erdogan y Putin se encuentran estos días en Teherán para mantener reuniones independientes con las autoridades iraníes, incluido con el presidente del país, Ebrahim Raisi, y el líder supremo, el ayatolá Alí Jameini.