Algunos se resisten a aceptar los resultados y han protestado en las carreteras, como esta de Río de Janeiro, en Brasil. | Europa Press

La Policía Federal de Carreteras (PFR) de Brasil ha anunciado este jueves que todas las carreteras federales están libres de bloqueos totales después de cuatro días de protestas por parte de simpatizantes del presidente brasileño saliente, Jair Bolsonaro. «Todas las carreteras federales libres de bloqueos», ha informado la PFR en la red social Twitter, donde ha detallado que ha deshecho 936 protestas y que quedan aún 24 manifestaciones que bloquean solo parcialmente algún carril en una carretera.

Según el último informe de las autoridades brasileñas, tres estados continúan con prohibiciones parciales en las carreteras federales: Mato Grosso, Pará y Rondonia. Las protestas se han sucedido desde que el expresidente Lula se hiciera con la victoria en las elecciones del domingo. Su rival, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se pronunció el martes tras más de 48 horas en silencio, sin hablar de su derrota y recalcando únicamente que cumpliría con la Constitución.

En su breve declaración, el líder de la ultraderecha brasileña rechazó a quienes le han tachado a lo largo de estos años de «antidemocrático» y aseguró haberse movido siempre «dentro de las cuatro líneas de la Constitución».

Si bien calificó los bloqueos en las carreteras como una manifestación de la «indignación» y la «injusticia» por «cómo se dio el proceso electoral», pidió que transcurrieran de manera «pacífica» para dejar claro que ellos no actúan como la izquierda, cuyos métodos «siempre perjudicaron a la población». El miércoles, publicó un video haciendo un llamamiento a sus simpatizantes para que despejaran las carreteras obstruidas.

«Quiero apelarles: despejen las carreteras, esto no es, en mi opinión, parte de estas manifestaciones legítimas. Aquí no vamos a perder nuestra legitimidad (...) Protesta de otra manera, en otros lugares, que esto es muy bienvenido, es parte de nuestra democracia», afirmó Bolsonaro, según ha recogido 'Folha de S.Paulo'. El juez del Tribunal Supremo, Alexandre de Moraes, avaló que las fuerzas de seguridad estatales pudiesen desplegarse para colaborar en las tareas que, teóricamente, le corresponden a la PRF, que depende del Gobierno central.

El apunte

Crisis amazónica

Por su parte, la ONG Human Right Watch (HRW) ha hecho un llamamiento al presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, para que se comprometa a tomar "medidas concretas" con el fin de respaldar sus promesas sobre el medioambiente y sobre la conservación del Amazonía.

En su primera declaración pública después de ganar la segunda vuelta de las elecciones el pasado 30 de octubre, Lula se comprometió a reducir a cero la deforestación en la selva amazónica, defender los derechos indígenas y asumir un papel de liderazgo en la respuesta a la crisis climática.