Putin reunió recientemente a los líderes de Azerbaiyán y Armenia para mantener conversaciones a tres bandas en el balneario de Sochi. | Reuters

El Gobierno de Azerbaiyán ha acusado este viernes a Armenia de realizar disparos contra sus posiciones cerca de la frontera, si bien Ereván ha cargado contra Bakú por «continuar difundiendo desinformación», tras el alto el fuego alcanzado el 15 de septiembre tras sus últimos enfrentamientos. El Ministerio de Defensa azerí ha señalado en un comunicado publicado en su página web que «durante la noche del 3 al 4 de noviembre, unidades de las Fuerzas Armadas de Ucrania, en posiciones en dirección a Azizli y Yujari, usaron armas de varios calibres durante cinco horas contra posiciones del Ejército azerí en Yellija y Mollabayramli».

«Las unidades del Ejército de Azerbaiyán ubicadas en estas direcciones adoptaron medidas de respuesta adecuadas», ha resaltado, sin pronunciarse sobre posibles bajas. Inmediatamente después, el Ministerio de Defensa armenio ha acusado a Bakú de «continuar difundiendo desinformación» y ha recalcado que el Ejército de Armenia «No ha abierto fuego contra posiciones de combate azeríes en la zona oriental de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán».

Armenia y Azerbaiyán pactaron un alto el fuego el 15 de septiembre y a principios de octubre acordaron comprometerse con la Carta de la ONU y con la Declaración de Alma Ata de 1991, a través de la cual ambos países reconocen la integridad territorial y la soberanía del otro. Tras ello, el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, subrayó ante el Parlamento que espera que se firme el tratado de paz con Azerbaiyán antes de finalizar el año. Ambos países han protagonizado diversos enfrentamientos durante los últimos años en torno al control de Nagorno Karabaj, un territorio con población mayoritariamente armenia que es foco de conflicto desde que decidiera separarse en 1988 de la región de Azerbaiyán integrada en la Unión Soviética.