Imagen captada cerca del lugar de la detonación de una de las bombas. | Reuters

Al menos una persona ha muerto y otras catorce han resultado heridas este miércoles a causa de la explosión de dos bombas en sendas paradas de autobús situadas en los alrededores de la ciudad de Jerusalén, según han confirmado las autoridades israelíes. La primera explosión ha tenido lugar alrededor de las 7.00 horas (hora local) en el barrio de Givat Shaul.

Allí una persona ha muerto y otras doce han resultado heridas en la explosión, según ha informado The Times of Israel. La segunda explosión ha ocurrido media hora después, en el cruce del barrio de Ramot. El fallecido ha sido identificado como Aryeh Schupak, un adolescente israelí-canadiense de 16 años que estudiaba en una 'yeshiva' en Jerusalén. La embajadora de Canadá en Israel, Lisa Stadelbauer, ha confirmado en su cuenta en Twitter que la víctima tenía nacionalidad canadiense. «Afligida por tener que confirmar que un joven canadiense ha perdido la vida en el condenable atentado terrorista de esta mañana en Jerusalén. Nuestras condolencias más sinceras a su familia y amigos y al resto de heridos en el ataque. Canadá sigue condenando todas las formas de terrorismo», ha dicho. La Policía de Israel sospecha que las explosiones estuvieron causadas por artefactos activados por control remoto que fueron dejados en mochilas y que contendrían clavos para actuar como metralla, según la emisora pública israelí, Kan.

De hecho, el comisionado de Policía de Israel, Kobi Shabtai, ha asegurado que este tipo de ataque «no se había visto en años». Tras ello, la jefa de la División de Operaciones de la Policía, Sigal Bar Zvi, ha afirmado que los artefactos eran de «alta calidad», por lo que ha dicho que las autoridades sospechan de una célula organizada. Asimismo, ha confirmado que se ha elevado el nivel de alerta tras el ataque.

El primer ministro de Israel, Yair Lapid, ha prometido que las fuerzas de seguridad capturarán a los responsables. «Les capturaremos. Pueden huir, pueden esconderse, pero eso no les ayudará. Las fuerzas de seguridad les capturarán», ha dicho en una serie de mensajes en Twitter. «Si se resisten, morirán. Si no, harán frente a toda la dureza de la ley», ha manifestado, antes de denunciar que Schupak «no hizo nada malo y fue asesinado por ser judío».

«El Estado de Israel ha hecho frente al terrorismo desde que fue fundado. Nuestros enemigos deben saber que nos enfrentamos a ellos unidos y firmes, con una nación que sabe cómo estar unidos contra los que buscan nuestro alma», ha apuntado. El presidente israelí, Isaac Herzog, que ha dicho que el ataque «no debilitará o socavará el derecho a vivir pacíficamente en la Tierra de Israel y en el Estado, incluida Jerusalén, la capital eterna». En este sentido, ha manifestado que Israel «seguirá fuerte y decidido ante los odiosos grupos terroristas y los despreciables terroristas».

El primer ministro encargado, Benjamin Netanyahu, ha indicado a través de un mensaje en Twitter que «reza por las víctimas del doble ataque en Jerusalén» y ha mostrado su apoyo al «fortalecimiento de las capacidades de las fuerzas de seguridad que operan sobre el terreno». Asimismo, el ultraderechista Itamar Ben Gvir, principal candidato al puesto de ministro de Seguridad en el próximo Gobierno, ha dicho que «el terror debe pagar un precio muy, muy, muy alto». Así, ha abogado por «formar un Gobierno cuanto antes» debido a que «el terrorismo no espera» y ha defendido «la vuelta a los asesinatos selectivos».

A las condenas se ha sumado el embajador de la Unión Europea en Israel, Dimiter Tzantchev, quien se ha mostrado «horrorizado» por los «ataques terroristas». «Expreso mis más profundas condolencias a las familias de las víctimas y deseo una rápida recuperación a todos los heridos. El terrorismo nunca está justificado», ha dicho en Twitter. El Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) ha recalcado que «la UE condena en los términos más firmes posibles los últimos ataques terroristas en Jerusalén». «Expresamos nuestras profundas condolencias a las familias de las víctimas y deseamos una pronta recuperación a todos los heridos», ha dicho.

«La UE está preocupada por la peligrosa escalada de la violencia en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados. La UE está firmemente comprometida con evitar el terrorismo y con la lucha contra el terrorismo», ha señalado en un comunicado. La portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, ha dicho que Estados Unidos «condena de forma inequívoca los actos de terrorismo en Jerusalén» y ha desvelado que Washington «ha ofrecido toda la ayuda apropiada al Gobierno de Israel mientras investiga el ataque y trabaja para llevar a los responsables ante la justicia».

«Lamentamos la pérdida de vidas y deseamos una pronta recuperación a los heridos. Estados Unidos está junto al Gobierno y el pueblo de Israel», ha dicho Jean-Pierre, que ha recordado que el presidente estadounidense, Joe Biden, dijo durante su visita a Israel en julio que «el compromiso con la seguridad de Israel está blindado y es irrompible». Asimismo, el coordinador especial de Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Próximo, Tor Wennesland, ha condenado los «horribles ataques terroristas» en Jerusalén. «Mis profundas condolencias a la familia de la víctima y mis deseos de una pronta recuperación a los heridos. El terrorismo y la violencia contra los civiles nunca puede ser justificado», ha apostillado.

Por su parte, grupos armados palestinos han aplaudido el atentado y lo han descrito como «una reacción natural» a la «represión» por parte de las autoridades israelíes. Sin embargo, ninguno ha reclamado la autoría del ataque. El portavoz de Hamás, Abdelatif al Qanu, ha dicho que el grupo aplaude el ataque y ha argüido que «tiene lugar en el marco de una continua respuesta a las irrupciones (de fieles judíos) en la Mezquita de Al Aqsa, su judaización y los intentos de dividirla», en referencia a la Explanada de las Mezquitas, conocida por los judíos como Monte del Templo.

«La operación en Jerusalén es resultado de los crímenes de la ocupación y los colonos contra nuestro pueblo y la Mezquita de Al Aqsa y reafirma con pruebas concluyentes que el terrorismo israelí sólo tendrá como respuesta más operaciones heroicas», ha manifestado, antes de decir que Israel «recoge el precio de sus crímenes y agresión». El portavoz de Yihad Islámica, Tarq Ezedín, ha manifestado que el atentado «traslada a los líderes de la ocupación y los colonos que sus políticas criminales no les protegerán de los golpes de la resistencia popular», antes de advertir de que las acciones de «judaización» y los «ataques» contra palestinos en Jerusalén y Cisjordania «no quedarán sin respuesta».

El Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) ha aplaudido la operación y ha subrayado que «la agresión de la ocupación (...) tendrá como respuesta más resistencia, confrontación y valentía». «Lo sucedido esta mañana en Jerusalén no es más que una muestra de la creciente voluntad de resistencia para responder al terrorismo de la ocupación», ha dicho, según ha recogido la agencia palestina Maan. A estas reacciones se ha sumado el Movimiento de Resistencia Popular, que ha destacado que el ataque es «parte de la lealtad a la sangre de los mártires del pueblo palestino», mientras que los Comités de Resistencia de Palestina han apuntado que se trata de «un nuevo golpe al sistema militar y de seguridad de Israel». «La heroica operación en Jerusalén llega ante las incursiones de la ocupación y sus colonos, el derramamiento de sangre de nuestro pueblo, su continuada agresión contra nuestra tierra y la continua profanación de la bendita Mezquita de Al Aqsa», ha remachado.