Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN | STEPHANIE LECOCQ

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró este viernes que Ucrania está afrontando «un horrible inicio» del invierno, en un momento en el que Rusia continúa sus ataques contra las infraestructuras energética y civil de la antigua república soviética. «El presidente (de Rusia, Vladímir) Putin está fracasando en Ucrania y está respondiendo con más brutalidad, con oleadas de ataques deliberados de misiles en ciudades e infraestructuras civiles, privando a los ucranianos de calefacción, luz y comida. Este es un inicio horrible del invierno para Ucrania», declaró el político noruego. Stoltenberg se pronunció en ese sentido en una rueda de prensa previa a la reunión de ministros de Exteriores de la Alianza que se celebrará entre el 29 y el 30 de noviembre en Bucarest para abordar cuestiones como la invasión rusa de Ucrania.

El secretario general aliado reconoció que el resto de Europa y del mundo también viven «tiempos difíciles» con los incrementos de los precios de la energía y de los alimentos. «Todos estamos pagando un precio por la guerra de Rusia contra Ucrania, pero el precio que pagamos nosotros es en dinero, mientras que el precio que pagan los ucranianos es en sangre y si dejamos a Putin ganar, todos nosotros pagaremos un precio mucho más alto durante muchos años», expuso. Agregó que si Putin y «otros líderes autoritarios ven que la fuerza es recompensada», la usarán «de nuevo para lograr su objetivos». «Eso haría nuestro mundo más peligroso y a todos nosotros más vulnerables, así que va en el interés de nuestra seguridad apoyar a Ucrania», comunicó.

«El ataque intencionado a la infraestructura civil y a los civiles es un crimen de guerra», recordó Stoltenberg, quien enfatizó la importancia de que se realicen las investigaciones apropiadas para «establecer todos los hechos». Aseguró que los aliados están respaldando el trabajo en ese sentido de Ucrania con apoyo legal y forense a fin de que se garantice que los responsables rinden cuentas. Stoltenberg constató que la mayoría de las guerras terminan con negociaciones, pero subrayó que lo que sucede en la mesa de negociación «depende de lo que ocurre en el campo de batalla». «Por tanto, el mejor modo de incrementar las posibilidades de una solución pacífica es apoyar a Ucrania, así que la OTAN seguirá apoyando a Ucrania mientras sea necesario», aseguró. En ese sentido, afirmó que los aliados están proporcionando a Kiev apoyo militar «sin precedentes» y dijo esperar que los ministros de Exteriores acuerden aumentar el apoyo de recursos «no letales» a Ucrania, como combustible o suministros médicos. En Bucarest, los aliados también se reunirán con el ministro de Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba, para debatir «las necesidades más urgentes» del país y el apoyo aliado «a largo plazo».

Esta semana, Alemania ofreció a Polonia sistemas de misiles Patriot, pero Varsovia el miércoles planteó enviarlos a Ucrania, lo que podría implicar el despliegue de técnicos aliados en Ucrania para manejar dichos sistemas. La ministra de Defensa alemana, Christine Lambrecht, reiteró el jueves su intención de entregar un sistema de misiles de defensa antiaérea Patriot a Polonia y no a Ucrania como ha propuesto el Gobierno polaco. En cualquier caso, Stoltenberg recordó hoy que hay modos de operar los equipos avanzados modernos sin que personal de países aliados tenga que desplegarse en Ucrania.