Foto de Putin con las madres de soldados muertos en lo que él mismo llama 'operación militar especial'. | Reuters

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha recibido este viernes a una delegación de madres de militares rusos fallecidos durante la guerra de Ucrania, a quienes ha trasladado las condolencias del Gobierno ante su pérdida. Una de las últimas estimaciones oficiales rusas de bajas en combate, proporcionada en septiembre por el ministro de Defensa, Sergei Shoigú, apunta a casi 6.000 militares fallecidos durante los seis primeros meses del conflicto, que comenzó en febrero.

No obstante, las Fuerzas Armadas de Ucrania han asegurado que alrededor de 85.000 militares rusos han muerto en combate mientras que Estados Unidos habló de «más de 100.000 bajas» rusas, entre muertos y heridos, antes de agregar que las cifras entre las filas ucranianas «son probablemente similares». «No hay palabras suficientes para aquellos que han perdido a sus hijos, pero quiero que sepan que yo, así como el Gobierno de este país, compartimos este dolor», ha declarado el presidente ruso.

«Nada puede reemplazar a un hijo, la pérdida de un hijo, especialmente para una madre, a quien debemos el sustento y el alimento», ha añadido el mandatario, quien ha descrito como «héroes» a los participantes en la invasión de Ucrania, recoge la agencia rusa TASS. «Nadie más que ellos y sus comandantes más cercanos, que están a su lado, saben cuán duro es este trabajo y el peligro que implica para sus vidas», ha manifestado. Por otra parte, Putin ha alertado de que la información es también un «arma efectiva» y ha asegurado que es «imposible» fiarse de los datos que circulan por Internet.

«Hay unas cuantas informaciones falsas sobre ataques», ha aseverado en relación con la invasión rusa de Ucrania durante un encuentro con las madres de miembros de las Fuerzas Armadas que se encuentran actualmente desplegados en territorio ucraniano.

Putin ha afirmado así que «está claro que la vida es mucho más completa y diversa de lo que aparece en Internet y la televisión» y ha insistido en que «no se puede confiar en nada de esto». «Hay muchas cosas falsas, mentiras... Siempre ha sido así, pero teniendo en cuenta las tecnologías modernas se ha convertido en algo especialmente relevante y efectivo», ha afirmado. «La información también es un arma, los ataques con información constituyen un tipo de lucha bastante efectiva», ha asegurado antes de incidir en que «mucha información llega desde diferentes fuentes».