El presidente de Brasil, Lula da Silva (i), y el presidente de Argentina, Alberto Fernández. | Europa Press

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, ha afirmado este lunes su compromiso de que Brasil y Argentina vuelvan a tener un intercambio comercial similar al que tenían en 2010, cuando superaban los 40.000 millones de dólares estadounidenses (37.000 millones de euros).

«En 2003, el comercio bilateral Brasil-Argentina fue de apenas 7.000 millones de dólares (6.400 millones de euros). En 2010 llegamos a los 40.000 millones de dólares. Ahora, hemos vuelto a la mitad de eso», ha resaltado el mandatario brasileño en un mensaje en la red social Twitter.

«Trabajaremos para volver a por lo menos 40.000 millones. Que nuestra relación no sea solo comercial, que nuestras diferencias queden solamente en el fútbol y construyamos una fuerte alianza comercial, política y social», ha agregado Lula da Silva, que se encuentra en Buenos Aires, ciudad que acoge estos días la cumbre de países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

En este sentido, el presidente brasileño ha sostenido que el exmandatario Jair Bolsonaro llevó al país a un retroceso que jamás habría imaginado a lo largo de cuatro años.

Así, ha remachado que Bolsonaro «tomó la iniciativa de aislarse del mundo, en cuatro años no recibió a nadie ni visitó a nadie». Asimismo, según Lula da Silva, se habría producido una especie de «bloqueo de la humanidad contra Brasil», según ha recogido la agencia Télam.

Por ello, ha enfatizado que su visita a Buenos Aires sirve para decirle al pueblo argentino que «Brasil está de vuelta», todo ello en compañía de su homólogo argentino Alberto Fernández.

«Vamos juntos a fortalecer y a reconstruir el Mercosur, incluso con la participación de Bolivia», ha exclamado, mientras estaba a su lado el expresidente boliviano Evo Morales.

El presidente brasileño también ha apostado por recrear la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), resaltando que solos, los Estados de Latinoamérica, son débiles.