Familiares de los fallecidos en el bombardeo sobre la escuela. | Reuters - Hatem Khaled

TW
18

Un bombardeo de Israel contra un campamento de refugiados al sur de la Franja de Gaza causó este pasado martes al menos 29 muertos, en su mayoría mujeres y niños, y medio centenar de heridos justo cuando la población palestina se encontraba reunida para ver un partido de fútbol en una escuela, tal y como han denunciado testigos presenciales y ha quedado patente en distintos vídeos que se han compartido en las últimas horas a través de las redes sociales.

Los hechos se produjeron en la escuela de Abassan, al este de Jan Yunis, y según funcionarios gazatíes en el lugar se encontraban numerosos menores. Los testigos señalan que los vendedores ambulantes vendían batidos y galletas momentos antes de desencadenarse el pánico y la tragedia. En las imágenes de extrema crudeza que se han compartido con fuerza a modo de denuncia por parte de los usuarios en las redes sociales, se muestra el mencionado partido de fútbol instantes antes de una fuerte detonación.

Al respecto el ejército israelí ha asegurado que está revisando la información relativa a este suceso. Fuentes israelíes indican que el incidente ocurrió al ser alcanzado con «munición de precisión» un combatiente de Hamás que participó en el ataque del 7 de octubre contra territorio de Israel. Se desconoce si existen informes oficiales sobre la presencia de civiles en la zona disputando un partido de fútbol.

En el cercano hospital Nasser, decenas de palestinos se han despedido este miércoles de sus seres queridos antes de los funerales y entierros. «Las escuelas estaban abarrotadas de gente y las calles también, cuando de repente un misil impactó y lo destruyó todo», contó a Reuters Asmaa Qudeih, que perdió algunos familiares en el ataque.

Las fuerzas israelíes continúan con su ofensiva en el norte y centro de Gaza, y han profundizado su incursión en dos distritos de Ciudad de Gaza, la capital del enclave costero. Según los residentes, los soldados llevaron a cabo registros casa por casa en algunas zonas y los tanques bombardearon varias viviendas. Los milicianos de Hamás aseguran que la renovada campaña israelí amenaza con descarrilar los esfuerzos para alcanzar un alto el fuego en la guerra que ha cumplido ya nueve meses. Entre tanto Israel arroja sobre la población folletos que marcan «rutas seguras» para la evacuación de toda Ciudad de Gaza. Este punto albergaba a más de una cuarta parte de la población de Gaza antes de la guerra. Muchos de ellos han regresado en las últimas semanas para tratar de sobrevivir entre los escombros.