El titular de Justicia fue el primero en anunciar su renuncia

El gobierno belga presenta su dimisión por el escándalo de la venta de Fortis

La nueva crisis llega tras el informe del Tribunal de Casación que ve indicios de que el Gabinete del primer ministro trató de frenar una sentencia sobre el grupo bancario y asegurador

Valorar:
Leterme. La oposición en el país lleva reclamando dos días la renuncia del primer ministro belga

Leterme. La oposición en el país lleva reclamando dos días la renuncia del primer ministro belga

Europa Press Bruselas
El primer ministro belga, Yves Leterme, presentó ayer su dimisión y la de todo su Gobierno durante el Consejo de ministros que convocó de manera urgente, según informó su portavoz, Peter Poulussen. La dimisión de Leterme llega después de que el ministro de Justicia, Jo Vandeurzen, hiciera lo propio una hora antes, según informó el diario flamenco 'De Standaard' y confirmó posteriormente el partido de ambos, el democristiano flamenco CD&V.

La oposición en el país lleva reclamando dos días la dimisión de Leterme después de que el Tribunal de Casación belga, máxima instancia judicial del país, considerara que hay indicios de que el Gobierno trató de influir en una jueza para que avalara el procedimiento utilizado por el Ejecutivo para la venta parcial de Fortis a la mayor entidad bancaria francesa BNP Paribas.

El primer presidente del Tribunal de Casación, Ghislain Londers, remitió ayer tarde al Gobierno y al presidente de la Cámara de Diputados belga, Herman Van Rompuy, un informe con un anexo de seis páginas en las que concluye que aunque no tiene pruebas que sostegan la interferencia del Gobierno en la Justicia belga "indudablemente hay indicios en este sentido".

"Teniendo en cuenta los limitados medios para investigar, no puedo aportar pruebas, en sentido jurídico del término, sobre una influencia de la política en la magistratura. Pero indudablemente hay indicios en este sentido", reza un extracto del anejo, reproducido por el rotativo 'La Libre Belgique'.

A pesar de que Leterme reconoció hace dos días en una comparecencia parlamentaria que un miembro de su gabinete contactó varias veces con el marido de Christine Schurmans, una de las jueces del Tribunal de Apelación que estudiaban la querella de los accionistas minoritarios de Fortis que recurrieron la venta parcial de la entidad financiera belga, el primer ministro ha negado estar implicado en ningún soborno ni que haya violado el principio de separación de poderes.

Sin embargo, una carta escrita por el propio Leterme, dirigida al ministro de Justicia, Jo Vandeurzen, pone en entredicho su inocencia. En la misiva, remitida ayer por Londers al presidente de la Cámara de Diputados belga, Leterme reconoce que el Gobierno belga "ha hecho todo lo posible para que la orden de la Cámara 18 del Tribunal de Apelación no se pronunciara" de manera negativa sobre la venta parcial de Fortis.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.