Simpatizantes de Podemos sostienen una tarjeta sanitaria europea gigante en la Puerta de Brandenburg.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, reclamó este sábado en Berlín una tarjeta sanitaria europea que permita «acceder a sus derechos» a los «exiliados», en alusión a los españoles que debieron salir al extranjero acuciados por la crisis y a los que ahora además se «roba el derecho a poder volver».

«Es una vergüenza que nuestro Gobierno maltrate de esta manera a los exiliados españoles», afirmó Iglesias ante la emblemática Puerta de Brandeburgo, donde había convocado una acción de protesta bajo el lema «Nadie sin derechos», en el marco de la movilización organizada por Podemos en varias ciudades españolas y europeas.

Acompañados de la portavoz de su grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados, Irene Montero, y de la representante del círculo de Berlín de Podemos, Raquel Romero, Iglesias y un grupo de militantes del partido desplegaron una pancarta ante el monumento reivindicando esta tarjeta que dé acceso a la atención ahí donde residan.

El líder de Podemos afirmó que hay una «trama de poder», que a su juicio «roba el derecho a poder volver a muchos compatriotas que lo desean». Aseguró que su objetivo es lograr que esa generación de «gente muy preparada» pueda volver a «una patria que les brinde oportunidades», para que no tengan que «ir a vender su fuerza de trabajo» a otros países en busca de salarios dignos.

Iglesias se refirió, en ese sentido, al carácter simbólico que tiene Berlín, en tanto que capital del país, Alemania, al que muchos de esos «exiliados» tuvieron que emigrar porque «las élites oligárquicas y económicas de nuestro país les han expulsado».

La protesta de Podemos coincidió con una concentración de carácter europeísta, convocada asimismo en la Puerta de Brandeburgo, coincidiendo con el 60 aniversario del Tratado de Roma.

«Europa no está en su mejor momento. Y no lo digo yo, sino que lo dijo Francisco», apuntó Iglesias en relación al mensaje del papa este viernes a los líderes de la Unión Europea (UE) con motivo de esas conmemoraciones en la capital italiana.

El proyecto europeo «y las promesas de prosperidad» han derivado en una «quimera» y en un modelo «controlado por las élites alemanas», apuntó, que «reserva para nuestros pueblos poco menos que poner copas a los turistas».

La Puerta de Brandeburgo es «el símbolo de muchas cosas», entre ellas del «antifascismo» y a lo que aspira Podemos, dijo, es a «otra Europa» que la que representan «las elites» y en la que «los pueblos del sur tengan su lugar».

El acto en Berlín estuvo centrado en la reivindicación de la tarjeta sanitaria europea, así como en la protesta contra la fórmula del voto exterior para los españoles residentes en el extranjero, denominado el «voto rogado» porque implica una serie de trámites previos que dificultan el ejercicio de ese derecho.