Moción de censura a Rajoy

Rajoy critica al PSOE por tener un visión manipulada de la Gürtel

| MAdrid |

Valorar:
preload
Mariano Rajoy

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención ante el pleno del Congreso.

Javier Lizón

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha criticado este jueves al PSOE por hacer una visión «libre, interesada y manipulada» de la sentencia de Gürtel, que no tiene «ni una línea de condena al Gobierno y al PP».

En su primera intervención en el debate de la moción de censura, y para responder al socialista José Luis Ábalos, Rajoy también ha reprochado al líder socialista, Pedro Sánchez, que se haya «precipitado» con esta moción para que «nadie le disputara la iniciativa».

Rajoy ha subrayado que la moción de censura del PSOE contra él es en definitiva una «tomadura de pelo» de los socialistas, que incurren en «pura contradicción» cuando dicen que su iniciativa es «de Estado» y luego tienen los apoyos que tienen.

Rajoy ha finalizado su primera intervención en el debate señalando que éste es un «intento inútil» de justificar «bajo una falsedad» lo que no es más que «una exaltación del no es no» de Pedro Sánchez, que aprovecha «cualquier resquicio» y «cualquier atajo» para «asaltar el poder».

Es en suma, ha añadido, «oportunismo al servicio de una ambición personal».

Rajoy ha ironizado sobre el hecho de que los socialistas llamen a esto una «respuesta firme, serena, constitucional y de Estado», una definición que «suena bien» hasta que se conocen los apoyos con los que quiere contar el PSOE.

Y es entonces, ha señalado, cuando la moción se convierte en «una pura contradicción, un imposible lógico y una tomadura de pelo».

Ha advertido que la moción de censura presentada por el PSOE no tiene otro motivo que «los afanes» de su líder, Pedro Sánchez, que sigue empeñado en «enmendarle la plana a los electores» porque no le dieron la confianza en las urnas.

En el debate de la moción de censura, Rajoy ha recalcado además que, con esta «temeraria iniciativa», Sánchez se convertiría en el «mandado» de otros, los partidos que le apoyen, lo que significa, según el propio diccionario, en el encargado de hacer un trabajo para el que no tendrá poder de decisión.

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.