El presidente del gobierno Pedro Sánchez (i) y el líder de Podemos Pablo Iglesias, durante la nueva ronda de consultas para la investidura que el jefe del ejecutivo afronta avalado por la Ejecutiva del PSOE, para que intente negociar un Gobierno con posibles ministros independientes propuestos por Podemos, este mediodía en el Congreso de los Diputados. | Efe

La reunión de casi dos horas entre el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, no ha servido para desbloquear la negociación de la investidura, ya que Iglesias «antepone los nombres para formar gobierno a los contenidos», según ha acusado el PSOE.

La portavoz parlamentaria de los socialistas, Adriana Lastra, ha dicho en rueda de prensa, en tono grave y con semblante serio, que no quiere «pensar que Iglesias esté buscando impedir por segunda vez que España tenga un gobierno de izquierdas».

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, se ha mostrado convencido este martes de que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, «más tarde o más temprano rectificará» y negociará con su formación un gobierno de coalición.

El secretario general de Podemos ha hecho estas declaraciones a los periodistas tras salir de su quinta reunión con el candidato a la investidura, que ha durado casi dos horas, y en la que el socialista le ha advertido de que irá a elecciones si no cuenta con los apoyos necesarios en la investidura de julio, según ha dicho Podemos.

El líder de la formación morada ha dicho que espera convencer al PSOE de que «se mueva». «Nosotros no hemos parado de flexibilizar nuestra posición», ha dicho Pablo Iglesias a la salida de la reunión.

Y considera que su planteamiento de que el gobierno tiene que ser monocolor «va en una dirección contraria a lo que ha votado la ciudadanía» y por ello cree Iglesias que los socialistas rectificarán.

La reunión de casi dos horas entre el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, no ha servido para desbloquear la negociación de la investidura, ya que Iglesias «antepone los nombres para formar gobierno a los contenidos», según ha acusado el PSOE.