4

La Fundación Amancio Ortega ha donado 280 millones de euros al Ministerio de Sanidad para la compra de diez equipos de protonterapia, los tratamientos más avanzados contra el cáncer, que irán distribuidos a País Vasco (uno en Vizcaya), Cataluña (dos en Barcelona), Galicia (uno en A Coruña), Andalucía (uno en Sevilla y otro en Málaga), Comunidad Valenciana (uno en Valencia), Comunidad de Madrid (dos en la capital) y Canarias (uno en Gran Canaria). En esta ocasión ninguna de ellos llegará a Baleares.

Esta no es la primera vez que el dueño del imperio Inditex muestra su apoyo a la investigación e invierte en tecnología contra el cáncer en la sanidad pública. En el año 2019, siete millones de euros donados por el empresario gallego agraciaron al IB-Salut para la renovación y adquisición de nuevos equipos de última tecnología para la atención del cáncer de mama. Un pequeño paso para la lucha contra el cáncer a cambio de jugosos beneficios fiscales para el gran empresario, pues Hacienda permite a las personas jurídicas una desgravación de un 35 % de las donaciones en la declaración del Impuesto de Sociedades.

Los equipos de protonterapia que se han comprado en esta ocasión pertenecerán al Sistema Nacional de Salud (SNS), ya que hasta el momento los dos únicos en territorio español están en Madrid y son propiedad de Quirónsalud y de la Clínica Universidad de Navarra. La compra la anticipará Sanidad con cargo a cuatro años en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), aunque el coste total para las arcas públicas será de «cero euros» gracias a la donación.

Según el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, los criterios que se han seguido para asignar estos equipos a las comunidades autónomas son «la existencia de profesionales que puedan aplicar estos tratamientos, el tamaño de la población, la accesibilidad geográfica de la ciudad y su ubicación».

«La protonterapia reduce de forma significativa tratamientos innecesarios en tejidos sanos, es una forma eficaz para tumores en los que la radioterapia no resulta efectiva y la cirugía no es una opción. Tener diez equipos en nuestro país es un salto de extraordinaria magnitud. Permitirá dar respuesta a las necesidades presentes y futuras de los pacientes y la investigación en este tipo de tratamientos. Es una apuesta de futuro que pondrá a España al mismo nivel que Alemania en el uso de la protonterapia», ha celebrado el jefe del Ejecutivo.

Por su parte, el vicepresidente de la Fundación Amancio Ortega, vicepresidente del Grupo Pontegadea y vicepresidente de Inditex, José Arnau Sierra, ha resaltado que esta donación «va a permitir no solo hacer accesible el uso de esta técnica a través del sistema público, sino hacerlo con la ambición y el alcance que nuestro país se merece, situando a España en el grupo de cabeza de los países que cuentan con esta tecnología».

«La protonterapia es una técnica que permite un tratamiento muy eficaz de tumores de difícil acceso o ubicados en lugares sensibles, con una altísima precisión que acorta de manera muy significativa los tratamientos y evita en buena medida los efectos secundarios de otras técnicas. Su disponibilidad va a permitir ofrecer una alternativa de curación del cáncer hasta ahora inexistente a varios miles de españoles cada año, una gran parte de ellos niños. Podremos salvar cientos de vidas cada año que ahora se truncan y ofrecer a miles de pacientes una alternativa de curación con tratamientos más cortos, mucho menos agresivos y con una mejora muy sustancial en su calidad de vida. Podremos incrementar la esperanza y el bienestar de miles de pacientes y de sus familias», ha aplaudido.