Feijóo y Casado en una imagen de archivo. | Víctor Lerena - cmm - EFE - EFE

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, prepara su desembarco en Madrid como senador por designación autonómica y presidente del Grupo Popular, mientras que el actual líder del PP, Pablo Casado, prevé dejar en estas semanas su escaño en el Congreso, según han informado fuentes de su equipo. Se espera que Feijóo anuncie en breve su candidatura al XX congreso del partido que se celebrará los días 2 y 3 de abril y que elegirá al sucesor de Casado al frente del partido. Este martes, la Junta Directiva Nacional del partido aprobará la hoja de ruta que se seguirá en estas semanas de transición hasta ese cónclave extraordinario.

Aunque hasta ahora ha optado por la prudencia y por marcar sus propios tiempos, alegando que el congreso extraordinario ni siquiera está convocando, en el PP ya analizan las plataformas que pueden ayudar a Feijóo a tener visibilidad como líder de la oposición y marcar la posición del partido frente al Gobierno de Pedro Sánchez. Aunque el foco mediático está en el Congreso, donde cada miércoles los líderes de los partidos piden cuentas a Sánchez en la sesión de control, Feijóo sólo podrá confrontar con el jefe del Ejecutivo desde el Senado --una vez al mes, en el mejor de los casos-- si al final el Parlamento de Galicia le designa senador por designación autonómica.

Para ello, tendrá que sustituir a uno de los dos senadores gallegos del PP por designación autonómica que tienen ahora asiento en el Senado: Elena Muñoz o Juan Carlos Serrano. Si Feijóo espera a su elección en el congreso extraordinario para poner en marcha este proceso y teniendo además en cuenta el parón de las sesiones por las vacaciones de Semana Santa, como muy pronto no se dejaría ver por la Cámara Alta hasta el Pleno del 26 de abril. Cuando el Parlamento gallego finalmente le dé luz verde como senador por designación autonómica, Feijóo tendría que reunir toda la información requerida por la Cámara Alta, como la declaración de actividades, bienes patrimoniales y rentas e intereses económicos, como un primer paso para convertirse en parlamentario del Senado. Una vez se hayan validado todos esos papeles, Feijóo adquiriría la condición plena de senador acatando la Constitución, que se puede hacer ante notario o bien en la sesión plenaria. Si se hace ante notario, el dirigente 'popular' se convertiría en senador a todos los efectos antes del Pleno, aunque, de hacerse así, también lo podría volver a repetir durante la sesión plenaria.

Una vez que Feijóo sea elegido senador será designado presidente del Grupo Popular del Congreso y del Senado, un cargo que en este momento ostenta Casado, quién convocó el pasado 1 de febrero por última vez una reunión plenaria del grupo parlamentario que se celebró en la Cámara Alta coincidiendo con la apertura del nuevo periodo de sesiones. Ser senador del Grupo Popular le permite asistir a los grandes debates que se celebren en el Congreso y utilizar sus dependencias y salas para atender a los medios de comunicación. Eso sí, fuentes del PP descartan que pueda subir a la tribuna de oradores de la Cámara Baja en el debate sobre el estado de la Nación, que no se celebra desde 2015 y Sánchez prevé convocar en este primer semestre de 2022. Feijóo sí que podría intervenir en el Congreso si el PP presenta una moción de censura contra Pedro Sánchez y es el candidato del PP, como hizo en marzo de 1987 Antonio Hernández Mancha contra el entonces presidente del Gobierno Felipe González y que solo ayudó a reforzar al líder socialista. Con la llegada de Feijóo a Madrid en abril como presidente del PP habrá que ver si acomete o no algún cambio en los comités de dirección de los grupos parlamentarios del Congreso y del Senado que dirigen Cuca Gamarra y Javier Maroto, respectivamente.

El desembarco de Casado en Madrid se producirá casi en paralelo a la marcha de Pablo Casado, que ya se comprometió el pasado miércoles ante los 'barones' del PP a seguir en su puesto hasta el congreso extraordinario y no presentarse a la reelección. Fuentes próximas al líder del PP dan por hecho que Casado dejará su escaño en las próximas semanas. Algunas fuentes del partido apuntan a que dará ese paso pronto, si bien otras creen que podría aguantar hasta el cónclave de primeros de abril, donde tiene previsto dar su discurso de despedida ante los militantes y cargos del partido. Por lo pronto, Casado presidirá este martes la Junta Directiva Nacional del PP que convocará oficialmente el congreso extraordinario de abril y que dará luz verde al comité organizador de ese cónclave, que pilotará el valenciano Esteban González Pons.