Barco de lujo SY A Hamilton, el velero más grande del mundo, actualmente incautado por las autoridades italianas. Fotografía de archivo. | Javier Coll

El yate Lady Anastasia, amarrado en Port Adriano (Calvià, Mallorca), y el Valerie, en el puerto de Barcelona, son las dos primeras embarcaciones que las autoridades en España han retenido por pertenecer a personas de la llamada oligarquía que maneja Rusia, muy próximos a Vladímir Putin. Alrededor del mundo son muchos más los yates de lujo incautados a ciudadanos rusos en el actual contexto de invasión de Ucrania.

Una de las primeras sanciones y medidas tomadas por parte de Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea (UE) en el marco de la agresión injustificada rusa de Ucrania fue la congelación de bienes y fondos de las personas más próximas a la cúpula del Kremlin. La reacción en muchos puertos deportivos de lujo extremo no se demoró y fue la de levar anclas: muchos barcos propiedad de los oligarcas rusos han navegado o navegan en estos momentos hacia puertos 'seguros', donde no puedan ser requisados por parte de la administración.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, se ha mostrado diáfano en este asunto en las últimas horas. El Gobierno no permitirá que los oligarcas rusos sigan «disfrutando de nuestro modo de vida» mientras las bombas caen en Ucrania. En una entrevista en Telecinco recogida por Europa Press, Albares ha afirmado que la idea «es ir aislando cada vez más al entorno» de Putin, que «no les salga gratis» y que «no puedan disfrutar de nuestro modo de vida, nuestra tranquilidad y nuestra prosperidad mientras están bombardeando impunemente a civiles en Kiev y en otras ciudades ucranianas», sin perjuicio de que la intención de toda la comunidad internacional es que la guerra termine lo antes posible.

Baleares es un punto habitual de avituallamiento y de llegada de los grandes y lujosos yates de los empresarios rusos, y en este sentido la presidenta del Govern, Francina Armengol, se comprometió a intercambiar información con el Gobierno central para identificar de forma eficaz los posibles bienes de oligarcas próximos a Putin en el archipiélago y actuar en consecuencia. ¿Cómo se está mostrando España en el terreno punitivo contra los grandes patrimonios rusos tras el ataque a Ucrania?

Según algunas fuentes nacionales el nuestro es uno de los Estados más rezagados dentro de la Europa comunitaria en la aplicación de sanciones a oligarcas rusos, desde luego no a la altura de otros como Reino Unido o Francia, que han protagonizado algunas de las incautaciones más llamativas en las últimas fechas. En el caso de las Islas Británicas destaca la campaña emprendida contra Roman Abramovich, propietario del Chelsea, y otros influyentes hombres de negocios rusos. Más recientemente, el gobierno británico ha incautado el avión privado de Eugene Shvidler, valorado en varios millones de euros.

Por su parte, el gobierno de Emmanuel Macron ha incautado en Francia varios bienes a oligarcas rusos, entre ellos el yate Amore Vero, propiedad de Igor Stechine, e incluso un carguero, el mercante Baltic Leader, interceptado en el Canal de la Mancha ante la sospecha de que estuviera trasladándose para eludir la acción de las autoridades galas. Aunque sin duda una de las principales capturas se ha llevado a cabo en la costa italiana.

Allí la Guardia de Finanza con labores fiscales y aduaneras se hizo con el buque de Andrey Melnichenko, considerado el yate a vela más grande del mundo. Los más de 140 metros de eslora del A se hallaban amarrados al puerto de la ciudad de Trieste. En el pasado se había dejado caer en más de una ocasión por aguas baleares, especialmente en Ibiza, pero también en Mallorca y Menorca, y algún portal especializado ha cifrado su valor en 530 millones de euros.

El apunte

Mallorca, siempre pionera

Cuando todavía no se tenía del todo clara la nómina de nombres rusos sujetos a las sanciones de Occidente en respuesta a la invasión de Rusia, Mallorca apareció en las noticias por un incidente en un yate en Port Adriano. La Isla siempre ejerciendo de pionera.

Alexander Mijeev era el nombre que constaba como propietario de la embarcación. Es director general de Rostec, consorcio estatal ruso de fabricación de armas que surte de material al ejército de su país, y se le considera un hombre cercano a Putin. El 26 de febrero la Guardia Civil detuvo a un marinero ucraniano por tratar de hundir el yate de lujo atracado en Mallorca para vengarse de su amo. Poco después tomaba un avión en Son Sant Joan para ir a combatir a Ucrania.