Llenar el depósito cada vez es más caro. | Efe

El elevado precio de los carburantes está asfixiando a los transportistas, pero está afectando a todos los ciudadanos que han visto cómo llenar el depósito de sus vehículos es mucho más caro. Este pasado lunes unos 140 camiones han provocado importantes retenciones de tráfico en las entradas a Palma, coincidiendo con la convocatoria de huelga indefinida por parte de la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías. De momento, han dado 10 días de tregua en las Islas porque aseguran que el Gobierno se ha comprometido a bajar el precio del combustible.

Otros países ya han adoptado medidas para paliar el encarecimiento del diésel y la gasolina. Uno de los más contundentes ha sido Polonia, que el pasado mes de febrero decidió bajar el IVA de los carburantes del 23 al 8 por ciento; esta medida estará en vigor hasta el próximo 31 de julio. Irlanda, por su parte, ha aprobado una reducción del impuesto especial que grava a los carburantes; esta medida entró en vigor el pasado 10 de marzo y estará vigente hasta el 31 de agosto. La previsión del Gobierno es que el litro de gasolina baje 20 céntimos y el del diésel 15 céntimos.

Noticias relacionadas

Eslovenia también ha actuado ya y ha decidido fijar un precio máximo para la gasolina -1,503 euros el litro- y el diésel -1,541 euros el litro-. Francia ha acordado aplicar un descuento de 15 céntimos al litro de combustible; esta medida entrará en vigor el próximo 1 de abril y se mantendrá hasta el 1 de agosto. Las distribuidores aplicarán inicialmente el descuento y, posteriormente, se lo devolverá el Ejecutivo. Suecia se ha decantado por un modelo similar al francés y bajará en 1,30 coronas suecas (unos 12 céntimos de euro) el litro de combustible. Bélgica ha optado por reducir los impuestos especiales que tienen los carburantes.

Portugal ajustará cada semana el impuesto sobre los carburantes, en función de cuánto se prevea que van a encarecerse los combustibles. Esta medida ya está en vigor y esta semana la reducción extraordinaria se ha incrementado 1,7 céntimos por litro de gasolina y 2,4 céntimos para el diésel. Está por ver por qué modelo se decanta España.

Italia estudia rebajar los impuestos especiales de los carburantes, que ahora son fijos y suponen 0,728 euros por litro para la gasolina y 0,617 euros para el diésel, para mitigar el encarecimiento de los precios. «El Gobierno estudia hacer móvil el tipo especial de los carburantes para contener el impacto en los consumidores finales», ha informado el ministro de Transición Ecológica, Roberto Cingolani, en una comparecencia en el Senado. «Al haber una mayor recaudación del impuesto sobre el valor añadido (IVA, que es del 22 %), estos recursos podrían utilizarse para reducir los impuestos especiales y disminuir el precio en las gasolineras», ha explicado. Al IVA del 22 % se añaden los llamados impuestos especiales, que se aprueban en tiempos de emergencia y sirven para financiar indirectamente la respuesta a crisis como terremotos, guerras y otros desastres.