Alberto Núñez Feijóo se ha convertido en el líder más valorado con un 4,7, casi rozando el aprobado.    | Salvador Sas

12

Los resultados del barómetro del mes de mayo de DYM para Ultima Hora reflejan una consolidación del PP y vuelven a situarlo como la fuerza más votada, con un 28,4 % y una horquilla de entre 118 y 121 diputados. Desde que Alberto Núñez Feijóo es el nuevo presidente de los ‘populares’, tras sustituir a Pablo Casado, el partido no ha dejado de crecer e incluso se ha convertido en el líder más valorado con un 4,7, casi rozando el aprobado.    Otro factor que ha podido influir en la subida del PP y en el descenso del PSOE es el espionaje a líderes independentistas con el programa Pegasus que ha sido muy criticado por los socios del Gobierno de Sánchez.

El PSOE, que se sitúa en segundo lugar, pierde 0,2 puntos de intención de voto respecto a la medición de abril y se queda con un 26,3 %. Esto se debe también tanto a la caída en la fidelidad de voto, que ha pasado del 72 % al 68 %, como a la valoración de Pedro Sánchez, que continúa en descenso desde la llegada de Feijóo y pasa de los 3,8 a los 3,7 puntos.

Valoración

Aunque la tercera fuerza política sigue siendo Vox, también pierde apoyos con un 0,8 % menos, que pasa a manos del PP, y se queda con un 16 %. Su presidente Santiago Abascal, que baja hasta los 2,7 puntos, es el segundo con peor nota.

A pesar de que Ione Belarra ha sido la líder con una valoración más baja de 2,5 puntos, Unidas Podemos recupera apoyos perdidos y crece un 0,5 hasta los 11,5. La formación morada es la única que rescata de manera relevante su tasa de fidelidad de voto al pasar de su mínimo anual en abril con un 59 % a un 63 %. Mientras, Ciudadanos que sigue con una posición débil con el      3,1 % en estimación de voto, presenta una ligera recuperación al ganar este mes un 0,2 % más.

Si se celebraran ahora elecciones generales la suma de fuerzas entre PP, Vox y Ciudadanos podría alcanzar la mayoría absoluta en el Congreso. En el mejor de los escenarios el PP ganaría 121 escaños, Vox 57 y Ciudadanos 2, por lo tanto los tres partidos lograrían 180 escaños y conseguirían los 176 que se necesitan para gobernar. Sin embargo, en la horquilla más baja el partido de Feijóo tendría 118, el de Abascal 53 y el de Arrimadas 1, con lo que    en total sumarían 172 y por lo tanto necesitarían 4 escaños para poder formar gobierno.

En cuanto a la actuación del Gobierno de coalición, vuelve a descender la valoración por debajo del 4 con un 3,9 sobre 10. No obstante, los encuestados valoran de forma más negativa la postura de la formación morada que la de los socialistas.

Por otra parte, los participantes de este sondeo también han opinado sobre el espionaje a teléfonos móviles por parte del CNI de más de 60 líderes independentistas vascos y catalanes a través del programa israelí Pegasus. Una mayoría, el 54 %, considera que sí existían razones para la realización de las escuchas mientras que un 26,8 % opina lo contrario.

A pesar de que días más tarde se conoció que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles, también habían sido espiados, más de la mitad de los encuestados considera que las escuchas fueron llevadas a cabo por encargo del Gobierno. Sobre esta cuestión, el papel del ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ha quedado en entredicho porque es su departamento el responsable de la seguridad de los teléfonos de los miembros del Gobierno.

Crisis

Casi el 60 % de los españoles cree que este tema abrirá una crisis entre el PSOE y Unidas Podemos: éstos últimos se han mostrado muy críticos con este tema e incluso han mostrado públicamente sus discrepancias con sus socios del Ejecutivo de coalición.

Por otra parte, los entrevistados consideran negativa de forma mayoritaria la presencia de ERC, Bildu y la CUP en la Comisión de Secretos Oficiales al considerar que es un peligro para la seguridad del Estado, dados los precedentes de cada una de estas formaciones en diferentes conflictos.

La ministra de Defensa ha sido una de las más criticadas en el ‘caso Pegasus’. Tras conocerse la noticia, el presidente de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès, entre otros políticos, pidió en repetidas ocasiones la dimisión de Robles al considerar que está «incapacitada políticamente para seguir» en su cargo. Sin embargo, la mayoría de ciudadanos no se posicionan sobre este aspecto y solo un 29,5 % cree que la ministra es la que tiene una mayor responsabilidad en la infección de los teléfonos móviles. Un 27,5 % atribuye a Bolaños el protagonismo del espionaje a los líderes políticos.

En cuanto al cese de la ya exdirectora del Centro Nacional de Inteligencia Paz Esteban, más de la mitad de encuestados opina que deteriorará la imagen de esta organización. Esteban se negó a dimitir voluntariamente tal y como le pidieron en Moncloa y tuvo que ser finalmente destituida. Esperanza Casteleiro,    hasta ahora ‘número dos’ de Robles como secretaria de Estado de Defensa, ha tomado su relevo y es ahora la    nueva directora del CNI.