La portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, durante un pleno del Congreso de los Diputados. | Efe

1

PP, Vox, Ciudadanos han criticado que el Gobierno esté estudiando un impuesto temporal a las grandes fortunas que entraría en vigor en 2023 y le acusan de subir impuestos y pedir más esfuerzos a los españoles, mientras los populares aluden a que no hay problemas con la recaudación. La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha recordado al Ejecutivo que España no tiene un problema de recaudación ya que la previsión es que este año haya un exceso de unos 30.000 millones de euros y ha pedido a Hacienda que acometa otro tipo de medidas fiscales para que los españoles puedan pagar la cesta de la compra ante la inflación disparada.

«El problema de los españoles es que no llegan a fin de mes por la inflación que hace que la cesta de la compra sea impagable y las medidas que aprueba el gobierno no tienen efecto», ha incidido a los medios de comunicación del Congreso mientras que desde Vox se añade que el Ejecutivo pretende con este nuevo impuesto a los ricos «sufragar» el Ministerio de Igualdad, que dirige Irene Montero. «España no está en un momento para pedirle mas esfuerzos a los españoles» con «esta nueva vuelta de tuerca», ha dicho el portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, que ha acusado a Hacienda de querer «sufragar el Ministerio de Igualdad, de Irene Montero, que cuenta con un presupuesto de 500 millones de euros directos».

Noticias relacionadas

Los populares indican que los servicios públicos «están más que garantizados» y han afirmado que la prioridad es aprobar medidas urgentes como la deflactación de la tarifa del IRPF para rentas inferiores a 40.000 euros, bajar el IVA de los productos básicos y prorrogar la bajada del IVA de la luz y del gas más allá del 31 de diciembre. «Lo que si apoyaríamos son medidas que afecten a las familias que no llegan a fin de mes...el resto lo veremos sin problema, pero esto es lo urgente, y que no distraigan con nuevos impuestos», ha recalcado Gamarra, tras acusar al Ejecutivo de intentar «tapar» los «problemas internos» del Gobierno después de la propuesta de «recentralización de Escrivá».

«Que recuerden a Alfonso Guerra cuando decía; no queremos menos ricos, queremos menos pobres, sería una buena filosofía a aplicar en estos momentos», ha ironizado. Las críticas al nuevo impuesto a la riqueza también llegan de la boca de Vox y de Cs y mientras Espinosa de los Monteros señala que hace 20 años «ya había sanidad y educación y los impuestos eran más bajos», el portavoz de la formación naranja, Edmundo Bal, ha acusado a Hacienda de querer quitar competencias a las comunidades autónomas con un nuevo impuesto que supla la bonificación del impuesto de patrimonio que aplican algunos gobiernos autonómicos.

«Lo que pretenden es crear un nuevo impuesto para quitar capacidad de regulación a las autonomías en el impuesto de patrimonio. Es un fraude para ir en contra de las CCAA», ha incidido Bal mientras ha dicho que ese nuevo gravamen sería un disparate técnicamente.