La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sonríe a su llegada a la rueda de prensa convocada este jueves para presentar el paquete de medidas fiscales del Gobierno. | FERNANDO VILLAR

El paquete fiscal del Gobierno reportará unos ingresos fiscales netos de 3.144 millones de euros en los dos próximos años, logrando «un modelo más justo» de sociedad, defendió este jueves la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. En rueda de prensa, Montero detalló el paquete fiscal del Ejecutivo que, insistió, es «una propuesta conjunta» de los dos partidos que conforman el Gobierno de coalición y «forma parte del acuerdo presupuestario» que espera cerrar en breve.

El paquete anunciado ayer incluye medidas que afectan al IRPF –con mayores reducciones para rentas bajas–, impuesto de sociedades –que baja para micropymes– y prevé la creación de un impuesto temporal para grandes fortunas. Una de las piezas clave del paquete es un «impuesto de solidaridad» para fortunas de más de 3 millones de euros, que será deducible en el impuesto de patrimonio, estará en vigor durante los ejercicios 2023 y 2024 y tiene un potencial de recaudación de 1.500 millones de euros.

Impacto en Baleares

Noticias relacionadas

Este nuevo impuesto tendrá un gran impacto en las Islas. En Baleares hay 8.127 contribuyentes cuyo patrimonio neto supera el millón de euros, pero el importe medio es de 3.241.967 euros, el quinto más alto de España, por detrás de Madrid (19,2 millones), Galicia (5,9 millones), Murcia (3,5 millones) y Canarias (3,5 millones), según datos de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT).

En el paquete de medidas fiscales también las hay dirigidas a aliviar la situación de los 100.762 autónomos registrados por Hacienda en las Islas, un colectivo prioritario para el Gobierno. La Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2023 incluirá una rebaja adicional en el IRPF de cinco puntos porcentuales en el rendimiento neto de módulos y, en la estimación directa simplificada, de una deducción adicional de dos puntos hasta el 7 % en gastos de difícil justificación.

Por su parte, Montero destacó que el nuevo tributo afectará a 23.000 contribuyentes, un 0,1 % del total, y tendrá tres tramos: un tipo del 1,7 % para patrimonios de entre 3 y 5 millones; 2,1 % para patrimonios de entre 5 y 10 millones, y 3,5 % para patrimonios de más de 10 millones de euros. Al ser deducible en el impuesto de patrimonio, aclaró Montero, apenas tendrá incidencia en los contribuyentes que ya abonan este impuesto, es decir, aquellos cuyas comunidades autónomas no lo han bonificado, como en el caso de Madrid, que lo bonifica en su totalidad.