Irene Montero, Ministra de Igualdad | Efe

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha pedido a los hombres que «rompan el pacto de caballeros» que «legitima y disculpa» la violencia machista y les ha animado a «parar los pies» a sus amigos o compañeros de trabajo si presencian alguna forma de violencia contra la mujer. «Los hombres pueden y deben hacer su parte: romper el pacto entre caballeros por el cual se normalizan y legitiman o disculpan diferentes formas de violencia contra las mujeres, pararles los pies a sus compañeros de trabajo o a sus amigos cuando pretenden ejercer violencia contra una mujer, acabar con los silencios cómplices», ha señalado Montero, este miércoles, durante su comparecencia en la Comisión de seguimiento y evaluación de los Acuerdos del Pacto de Estado en materia de Violencia de Género, en el Congreso de los Diputados.

En todo caso, la ministra de Igualdad ha señalado que «cada vez hay menos legitimación social para las identidades masculinas que se construyen sobre el trabajo invisible de las mujeres, sobre la desigualdad, sobre el privilegio y sobre la violencia y la posesión de las mujeres» y «cada vez hay más legitimación social de masculinidades diversas, corresponsables y que defienden la igualdad». Si bien, ha insistido en que hace falta un «debate político» que permita afinar las políticas públicas para que los hombres tengan claro cuál puede ser su papel en la lucha contra la violencia machista. «Claro que no todos los hombres agreden pero todos los que agreden son hombres», ha especificado la ministra. Durante su comparecencia, Irene Montero ha informado de que prevén aprobar la Estrategia Nacional contra las Violencias Machistas el próximo 22 de noviembre en el Consejo de Ministros, dando así «un paso importantísimo que servirá para planificar y coordinar las políticas públicas en materia de violencia contra las mujeres hasta el próximo año 2025».

En concreto, ha indicado que la Estrategia se estructura en cuatro ejes, el primero, centrado en actualizar y consolidar las responsabilidades y obligaciones de los poderes públicos; el segundo, centrado en la sensibilización, prevención y detección de las distintas formas de violencias machistas; el tercero, en la protección, seguridad y atención integral, garantizado recursos adaptados y accesibles, y el cuarto, en la respuesta coordinada y multiagencia de los derechos de víctimas y supervivientes que minimice el riesgo de victimización secundaria, según ha desgranado Montero. Asimismo, la ministra de Igualdad ha informado de que este miércoles se ha reunido el Grupo de Trabajo para el desarrollo del Acuerdo de Tenerife que se aprobó el pasado 22 de julio en una Conferencia Sectorial en Canarias, con el objetivo de ultimar el contenido final del Catálogo de Referencia de Políticas y Servicios en Materia de Violencia contra las Mujeres.

Montero ha destacado la «predisposición al acuerdo y el buen trabajo» que han desarrollado las comunidades autónomas. Montero también ha celebrado que se haya creado la subcomisión para la renovación y actualización del Pacto de Estado contra la violencia de género y ha mostrado su deseo de que «esta actualización sea una realidad muy pronto», aunque ha afeado que «un único grupo parlamentario no ha registrado la petición de esta subcomisión, los negacionistas de la violencia contra las mujeres», en referencia a VOX. La ministra ha insistido en la necesidad de evaluar la implementación de las leyes y políticas públicas para evitar que las mujeres vean vulnerados sus derechos. En concreto, ha denunciado «la aplicación contraria a la ley, por parte de algunos jueces, del falso síndrome de alienación parental a pesar de haberlo prohibido en la ley de infancia».