Imagen de las pistas del principal aeródromo catalán. | Reuters

La entrada en la atmósfera de forma incontrolada de restos de un cohete chino lanzado hace unos días han provocado este viernes decenas de retrasos en los aeropuertos baleares. Son Sant Joan es uno de los puntos más afectados, a pesar de que las demoras han afectado con distinta intensidad a otros aeródromos españoles. Uno de los que arrancan el fin de semana con los horarios más alterados es El Prat, en Barcelona.

Según han informado fuentes de AENA, hasta 157 vuelos han sufrido retrasos en el aeropuerto de El Prat, 66 de ellos con una demora superior a los 15 minutos, por la paralización este viernes por la mañana del tráfico aéreo a la que ha obligado por razones de seguridad la caída de parte de un cohete chino.

El aeropuerto de Barcelona-El Prat tiene programadas para este viernes 759 operaciones. El aeropuerto Girona-Costa Brava ha registrado retrasos de hora y media en dos operaciones, la llegada y salida del vuelo entre Girona y Londres-Standsted. Por su parte, el aeropuerto de Reus no ha tenido ningún tipo de afectación, ya que la operativa no coincidía con la franja horaria expuesta al riesgo.

Asimismo, en el aeropuerto de Loiu (Vizcaya) han llegado con retraso algunos vuelos como el de Sevilla, Alicante, Estambul o Lisboa, mientras que también han salido más tarde otros como los previstos con destino Madrid. Del mismo modo, un vuelo Bilbao-Málaga ha tenido que ser desviado a Santander. Además de los aeropuertos catalanes, Aragón y Navarra han suspendido toda su operativa.