El detenido por el doble crimen de Móstoles no tenía denuncias previas por malos tratos | R.S.

El ciudadano búlgaro detenido por el doble crimen de Móstoles, con el apuñalamiento mortal de su mujer de 28 años y su hija de 6 años, no tenía denuncias previas por malos tratos, según han confirmado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. Este hombre, nacido en 1984, se encuentra ingresado en calidad de detenido en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda al haber intentado suicidarse tras los hechos. Su pronóstico es reservado, según han indicado fuentes del centro hospitalario.

El suceso ha ocurrido la noche del domingo en la Avenida Olímpica en Móstoles. La voz de alarma la han dado los vecinos sobre las 22.00 horas con una llamada a la central de Emergencias 112 tras haberse presentado en la vivienda al haber sabido de lo ocurrido por parte del agresor. Cuando han llegado al lugar los equipos de Summa-112 se han encontrado a la mujer y a la menor fallecidas por arma blanca, mientras que el hombre presentaba heridas en tórax, muslos y cuello también por arma blanca. En declaraciones a los medios en la Junta Municipal de Centro, la delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Mercedes González, ha subrayado que se trata de una familia búlgara que, según los testimonios de personas cercanas, «no había problemas» entre ellos. Según ha explicado, ni constan denuncias previas por violencia de género ni estaban en proceso de divorcio. «No había nada que indicara mala relación», ha explicado. Se está a la espera de tomarle declaración, ya que se recupera en el hospital de las heridas autoinfligidas, y está previsto que en los próximos días pase a disposición judicial, ha indicado la delegada.

El presunto autor del doble crimen es un ciudadano búlgaro que se ganaba la vida como mecánico. Según ha explicado cuya hija iba al mismo colegio que la niña asesinada, en el centro educativo están «muy impactados», con «algunos profesores llorando». Los vecinos del edificio donde se registraron los hechos han dicho sentirse consternados ante el doble crimen. «Se tenía que haber quitado la vida él primero y así no matar a nadie», ha sugerido uno de ellos. De confirmarse como violencia de género, el número de mujeres asesinadas en España ascendería a 37 en lo que llevamos de año, 1.167 desde 2003, mientras que sería la segunda menor en 2022, con 48 desde 2013.