El diputado de EH Bildu, Oskar Matute (d), y el ex vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias (i), hace unos días a su llegada al acto de celebración del 15 aniversario de la fundación del diario digital 'Público'. | Efe

El exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Podemos Pablo Iglesias ha afirmado este lunes que ha habido «una sofisticada operación política para poder eliminar a una figura política muy relevante», en referencia a la ministra de Igualdad, Irene Montero, por la conocida como Ley del 'sólo sí es sí'. En su intervención en la tertulia de Rac1 recogida por Europa Press, Iglesias ha defendido que detrás de esta presunta campaña contra Montero hay «sectores supuestamente progresistas utilizando argumentos falsos a sabiendas de que es falso para hacer daño».

El exlíder de los morados ha sostenido que ha habido «violencia mediática contra Irene Montero», y ha asegurado que esto se ha reflejado en la evolución de los argumentos que se han usado contra la Ley. «Primero se dijo que la Ley era una chapuza, cuando se vio que no, se dijo que había avisado el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se dijo no se qué de una disposición transitoria. Cuando se ve que no, se dice que es una buena Ley pero que ha habido fallos de comunicación», ha criticado.

Iglesias considera que «ha habido un linchamiento frente a una Ley que estaba bien hecha», y ha añadido que nadie ha sabido argumentar qué habría que cambiar en el texto de la norma para que se aplicase de otra manera.

Ha explicado que en este caso, el Tribunal Supremo dice que hay que comparar los dos cuerpos legales, el Código Penal en la anterior versión y el modificado por esta ley: «La doctrina reiterada del TS es que en aquellos casos en que la pena se esté ejecutando y su extensión se pudiera imponer con arreglo a la nueva legislación, no existe posibilidad legal de revisión», ha subrayado.

Además, ha defendido que la comparación de la norma anterior y la nueva «debe hacerse teniendo en cuenta la modificación realizada en su conjunto y no de manera troceada», y ha concretado que este criterio deberá establecerlo el TS. «De este derecho transitorio se desprende que la aplicación automatizada de la reducción de condenas es contraria a ese espíritu del legislador y a la doctrina y jurisprudencia existentes en materia de retroactividad penal y de revisión de sentencias», ha concluido Iglesias.