La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, defiende este martes en el pleno del Congreso las partidas de su departamento incluidas en el proyecto de ley de presupuestos generales del Estado para 2023. | FERNANDO VILLAR

La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, se ha comprometido a avanzar hacia un nuevo modelo de financiación del sistema de ciencia «menos burocrático y más flexible» y ha anunciado con los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023 se pondrá en marcha un proyecto piloto de financiación basal a los grupos de investigación de excelencia. Así lo ha explicado este martes Diana Morant en el Pleno del Congreso de los Diputados, donde ha comparecido para detallar los presupuestos previstos para el Ministerio de Ciencia e Innovación en el año 2023. «Nos encontramos ante el presupuesto más importante en I+D+I en la historia de nuestro país. Por tercer año consecutivo aumentamos la financiación del Ministerio alcanzando los 3.991 millones de euros. Esto supone que hemos duplicado el presupuesto en ciencia e innovación en tres años y que nos situamos en las antípodas de los presupuestos de este departamento durante los gobiernos del Partido Popular, que se recortaron en más de un 30% y no recuperaron la inversión tras la crisis», ha resaltado.

En este sentido, la ministra de Ciencia ha asegurado que con los nuevos presupuestos España se sitúa por encima de lo que marca la senda de cumplimiento de la nueva Ley de la Ciencia en cuanto al objetivo del 1,25% de financiación pública en I+D en 2030. «Y solo contando la aportación de la Administración General del Estado, cuando además esperamos que las comunidades autónomas contribuyan a alcanzar este objetivo y que con el impulso de la aportación privada alcancemos el 3% del PIB en inversión global en I+D para 2030», ha subrayado. Así, ha destacado que con estos prepuestos se dota al sistema de un itinerario «estable y predecible» en todas las etapas del personal de investigación, y ha añadido que el personal científico y técnico volverá a ser considerado en 2023 como personal prioritario a efectos de empleo público, y tendrá una tasa de reposición del 120%. «Durante el próximo año conseguiremos incorporar 1.983 plazas de investigadores y técnicos en OPIS, lo que supondrá renovar más del 12% de las plantillas», ha asegurado.

Además, Morant ha apuntado que se reforzarán las ayudas para la contratación de jóvenes investigadores y lanzarán «nuevas acciones para atraer a los que tuvieron que irse en la década pasada». «En total, entre lo que queda de este año y 2023, convocaremos 3.850 contratos para jóvenes investigadores pre y posdoctorales», ha dicho. Respecto a los jóvenes predoctorales, Morant ha afirmado que incrementará su salario gradualmente hasta alcanzar en 2025 el 75% del salario de referencia en todas las anualidades del contrato.

También ha apuntado que fusionarán desde este año la convocatoria predoc y la de generación de conocimiento. Sobre los investigadores posdoctorales en 2023, la ministra ha señalado que volverá a sacar la convocatoria de consolidación investigadora que aportará hasta 200.000 euros a los científicos y científicas que se incorporen de forma estable a centros de investigación y universidades.