El subdirector del colegio mayor Elías Ahuja, Álvaro Nieto, a las puertas del centro. | Agencias | MADRID

El alumno mallorquín que fue expulsado del colegio mayor Elías Ahuja el 4 de octubre por los cánticos a las vecinas del colegio de Santa Mónica. El chico que inició los cánticos se vio envuelto, sin quererlo, en una polémica que de calado nacional en el que desde diferentes sectores tildaron como «un comportamiento machista e inconcebible». Por el momento, la Universidad Complutense, a la que el centro Elías Ahuja está adscrita, sigue inmersa en diversas acciones de carácter misógino que le obligan a investigar el origen y la intencionalidad de los cánticos.

Según ha avanzado El País, «la residencia de la orden de San Agustín amplió de 15 a 40 días de expulsión el castigo más alto» previsto en su reglamento y, además, le «retiró al colegial una beca honorífica» de la que disfrutaba. Pero la expulsión definitiva anunciada no se ha ejecutado mientras que al resto de participantes se les exoneró del castigo tras pedir disculpas de manera abierta.

Noticias relacionadas

El cántico, que empezó en la ventana de su habitación, rezaba. «¡Putas, salid de vuestras madrigueras!¡Sois unas putas ninfómanas, os prometo que vais a follar todas en la capea!¡Vamos Ahuja!». Después de su puesta en escena, las vecinas del Santa Mónica respondieron con un cántico, en lo que parecía ser un tradición de ambos centros.

Tras toda la polémica, miembros de ambos colegios salieron a pedir disculpas y justificar ambas acciones. Las chicas del colegio de Santa Mónica aseguraron, «no sentirse intimidadas» con el cántico y que «tenemos buena relación con ellos, nos acompañan siempre que pueden hasta la puerta». De esta manera, intentaron quitar hierro al asunto y normalizar un comportamiento anticuado. Sin embargo, desde la dirección del Elías Ahuja decidieron revocar la beca que poseía el alumno mallorquín que inició el cántico y expulsarlo de manera definitiva.

Ahora, tras un mes y medio de polémica, el colegio ha decidido dar marcha atrás a su decisión y darle al impulsor de las novatadas una segunda oportunidad para reparar el daño causado el 4 de octubre.