Irene Montero no ve una mayoría de rebaja en las penas a los agresores sexuales | Juan Carlos Hidalgo

Tenemos, ha agregado en declaraciones a los periodistas en el Congreso, un problema de aplicación de esta «ley feminista», igual, ha dicho, que se tuvo con la ley de Violencia de Género del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, donde «también los propios tribunales dejaron sin la protección adecuada a muchas víctimas planteando cuestiones de inconstitucionalidad y aumentando un 158 % los sobreseimientos».

Ha asegurado que van a seguir trabajando sin descanso para garantizar la correcta aplicación de la ley y ha acusado a la portavoz del PP en la Cámara baja, Cuca Gamarra, de hacer «algo muy grave» en su intervención en el Pleno, que es «poner en duda la capacidad del Estado de proteger a las víctimas de violencias sexuales». «El Partido Popular y la señora Gamarra han hecho algo muy grave con tal de justificar sus pactos con los negacionistas de la violencia machista, con tal de atacar y de cuestionar los avances en derechos feministas y también con tal de atacar al presidente del Gobierno», ha proseguido.

Ha añadido que prueba también de que al PP no le gustan las «conquistas feministas» es que la propuesta que ha presentado de reforma de la ley «implica acabar con el consentimiento», lo que implica volver al modelo anterior, donde las mujeres tenían que demostrar que había existido violencia o intimidación para hablar de una agresión sexual.