La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, esta semana durante el pleno del Senado. | Efe

W
6

La ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, ha explicado este jueves que desde su formación trabajan «para que el PSOE no ceda a la presión del PP» para «volver al modelo anterior» que existía antes de la Ley del 'solo sí es sí' y este texto se pueda reformar «protegiendo» el consentimiento como «corazón» de la ley.

Belarra cree que los socialistas están «sometidos a mucha presión» con este tema y, especialmente, a la «desplegada por el PP» con la «ayuda de brazos mediáticos y judiciales». A su juicio, al PSOE «le cuesta resistir la presión» y, en este sentido, le ha pedido que «resista» y «aguante» porque, según ha explicado, la norma es «una buena ley que protege a las mujeres».

La dirigente 'morada' espera un acuerdo entre los socios de Gobierno y que no se produzca una reforma unilateral por parte de los socialistas, pero ha reconocido que este acuerdo aún no ha llegado. Según ha explicado a los medios, se está «trabajando a todas horas» para alcanzarlo y «restablecer el consenso ante el consentimiento» que la ministra de Igualdad, Irene Montero, «trata de proteger con todas sus fuerzas».

Para Belarra, el «problema» de la norma es «de aplicación» y «por una minoría de jueces». «La ley está bien para una mayoría de jueces que protegen a las mujeres, no para una minoría de jueces que no la aplican de forma correcta», ha declarado.

Por su parte, la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, se ha mostrado igualmente «optimista» ante la posibilidad de llegar a un acuerdo con Unidas Podemos para reformar la ley, aunque no descarta emprender una modificación unilateral si el debate «no llega a buen puerto». «Pienso que vamos a conseguir ese acuerdo, pero si las cuestiones técnicas no llegan a buen puerto en la voluntad de ambas partes es evidente que la ley definitivamente habrá que reformarla», ha sentenciado Montero, quien puntualiza que la discusión entre PSOE y Unidas Podemos se centra en «ajustes técnicos».

La ministra ha defendido que «es una buena ley, una conquista del feminismo y de las mujeres», pero ha lamentado que las rebajas de algunas penas a agresores provocadas por su aplicación hayan «reabierto viejas heridas» a las víctimas. Por esa razón, Montero ve necesario corregir la norma para «evitar que se produzcan rebajas de condenas», pero siempre con la mirada puesta en «preservar el núcleo de esta ley, el consentimiento», un requisito que, según la ministra, se encuentra en todas las propuestas que el PSOE ha remitido a Unidas Podemos.

Así, la titular de Hacienda ha destacado la importancia de que «ninguna mujer sea interpretada en su silencio como que está consintiendo unas relaciones que no son de su agrado» por «su miedo y su pánico». Montero ha explicado que los socios de Gobierno se encuentran «trabajando» en la dirección del acuerdo, por lo que prefiere ser «discreta» a la hora de hacer declaraciones porque «todas las cuestiones técnicas tiene diferentes versiones».