Cinco canciones para recordar a Leonard Cohen

Con su fallecimiento a los 82 años, la música pierde a uno de sus cantautores más respetados y queridos

|

Valorar:

Su voz grave podía ser cálida o abismal, seductora o desgarradora, y con la muerte de Leonard Cohen a los 82 años la música pierde a uno de sus cantautores más respetados y queridos, que entrelazó la canción y la poesía con una maestría como la de pocos artistas en el siglo XX.

Nacido el 21 de septiembre de 1934 en Montreal (Canadá) en el seno de una familia judía, Cohen empezó de joven a interesarse por la poesía y, en especial, por la obra del español Federico García Lorca, una figura que le acompañaría e influiría a lo largo de toda su trayectoria.

Tras publicar sus primeros poemarios y novelas y pasar una larga temporada en la isla griega de Hidra, junto a su emblemática musa la noruega Marianne Ihlen, Cohen debutó en la música con el disco «Songs of Leonard Cohen» (1967), considerado una obra maestra y que incluía canciones como «So Long, Marianne».

Otro tema característico de este disco es «Suzanne».

Cohen supo colarse en el efervescente ambiente folk de Nueva York, en el que despuntaban artistas como Bob Dylan, y deslumbró con su voz profunda y su elaborado estilo literario, que combinaba las reflexiones espirituales y existenciales con apasionados temas románticos.

Con una longeva y admirada carrera que se extendió durante medio siglo, Cohen se erigió en un modelo de referencia para los cantautores, una cima que alcanzar, gracias a discos muy destacados como «Songs of Love and Hate» (1971), «I'm Your Man» (1988).

En el mismo disco incluyó "Take This Waltz", basada en una adaptación al inglés del poema de Federico García Lorca "Pequeño vals vienés".

En «Various Positions» (1985), aparecía «Hallelujah», una de sus canciones más populares.

Tras un retiro espiritual en los años 90 para dedicarse a la filosofía zen, que le ayudó a superar sus problemas de depresión, Cohen volvió en los últimos años de su vida a la actividad musical después de conocer que su representante Kelley Lynch le había estafado y dejado al borde de la ruina.

Este desastre financiero fue, paradójicamente, un golpe de suerte para sus seguidores, que le vieron regresar con fuerza a los escenarios y que recibieron con los brazos abiertos los discos «Old Ideas» (2012), «Popular Problems» (2014) y «You Want It Darker» (2016), publicado en octubre de este año.

Este álbum fue considerado una especie de sereno epílogo del músico debido a su tono nostálgico y de despedida con canciones como «You Want It Darker», en la que destacaba un verso premonitorio: «Estoy preparado, mi Señor».

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Quiero a Menorca
Hace más de 3 año

CUANDO SE ESCUCHE THE PARTISAN TE ENCUENTRAS CON LA CRUDEZA DE LA RETAGUARDIA EN LA GUERRA. UN HOMENAJE A UN GRAN POETA

Valoración:9menosmas

eterno
Hace más de 3 año

Incomparable, único, inspirador, profundo, ......

Valoración:11menosmas

Joana Isabel
Hace más de 3 año

Descansi en Pau......Magnífica veu......

Valoración:17menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1