El tiranosaurio Rex tenía un climatizador en la cabeza

| Missouri |

Valorar:
preload
tiranosaurio Rex

Es uno de los dinosaurios carnívoros más grandes de la historia de la Tierra.

20-09-2018 | Pixabay

Tyrannosaurus rex, uno de los dinosaurios carnívoros más grandes de la historia de la Tierra, tenía un climatizador en su cabeza, según un nuevo estudio que desafía un siglo de creencias previas.

En el pasado, los científicos creían que dos grandes agujeros en el techo del cráneo de un T.rex, llamado fenestra dorsotemporal, estaban llenos de músculos que ayudan con los movimientos de la mandíbula.

Pero esa afirmación desconcertó a Casey Holliday, profesora de anatomía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri e investigadora principal del estudio.

«Es realmente extraño que un músculo salga de la mandíbula, haga un giro de 90 grados y recorra el techo del cráneo», dijo Holliday. «Sin embargo, ahora tenemos muchas pruebas convincentes de los vasos sanguíneos en esta área, según nuestro trabajo con caimanes y otros reptiles».

Utilizando imágenes térmicas (dispositivos que traducen el calor en luz visible), los investigadores examinaron caimanes en el Parque Zoológico St. Augustine Alligator Farm en Florida. Creen que su evidencia ofrece una nueva teoría y una visión de la anatomía de la cabeza de un T. rex.

«El calor corporal de un cocodrilo depende de su entorno», dijo Kent Vliet, coordinador de laboratorios del Departamento de Biología de la Universidad de Florida. «Por lo tanto, notamos que cuando hacía más frío y los caimanes intentaban calentarse, nuestra imagen térmica mostró grandes puntos calientes en estos agujeros en el techo de su cráneo, lo que indica un aumento de la temperatura. Sin embargo, más tarde en el día cuando hace más calor , los agujeros parecen oscuros, como si estuvieran apagados para mantenerse frescos. Esto es consistente con la evidencia previa de que los caimanes tienen un sistema circulatorio de corriente cruzada o un termostato interno, por así decirlo».

Holliday y su equipo tomaron sus datos de imágenes térmicas y examinaron restos fosilizados de dinosaurios y cocodrilos para ver cómo este agujero en el cráneo cambió con el tiempo.

«Sabemos que, de manera similar al T. rex, los caimanes tienen agujeros en el techo de sus cráneos y están llenos de vasos sanguíneos», dijo Larry Witmer, profesor de anatomía en el Heritage College of Osteopathic Medicine de la Universidad de Ohio. «Sin embargo, durante más de 100 años hemos estado colocando los músculos en un espacio similar con los dinosaurios. Al usar algo de anatomía y fisiología de los animales actuales, podemos demostrar que podemos anular esas hipótesis iniciales sobre la anatomía de esta parte del cráneo de T. rex».

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.