0

Los ciudadanos de algunos puntos de Malasia están acostumbrados a encontrarse con algunos 'bandidos' callejeros muy peludos, pues los monos pueden llegar a hacer de todo por robar comida y quedarse con los objetos que encuentran.

Sin embargo, en una urbanización de Seri Kembangan (Malasia) la cosa fue más allá, pues un primate salvaje secuestró la semana pasada a un cachorro de perro recién nacido.

Durante tres días, este mono tuvo retenido a este animal de solo dos semanas de vida y lo llevaba agarrado a todas partes, saltando entre árbol y árbol. Pero, tal y como se ve en el vídeo de Facebook compartido por una residente local, los vecinos se percataron finalmente de que el simio llevaba al can con él cuando se acercó a un poste de luz más cerca de la ciudad.

Al parecer, el perro lloraba y chillaba, por lo que no parecía estar muy cómodo, por lo que los presentes intentaron que los soltara lanzándole piedras y trozos de madera. Finalmente, lanzaron unos petardos que asustaron al mono e hicieron que soltara al cachorro, que cayó sobre la maleza sano y salvo.

La usuaria de Facebook que compartió lo ocurrido se quedó al animal y lo bautizó como Saru, que significa "mono" en japonés. Después, lo llevó al veterinario, que confirmó que estaba bien de salud y solo tenía lesiones leves y una hinchazón en la cabeza.

"El mono no pareció lastimarlo, solo sostenía al cachorro mientras se movía. Parecía estar tratándolo como un amigo o su bebé", declaró la nueva dueña del animal a Daily Mail.

Según contaron algunos vecinos, este mono podría formar parte de un grupo de primates que se dedican a robar comida, por lo que ahora están preocupados de que se centren en llevarse a sus mascotas.