1

El precio acumulativo de la vivienda en alquiler ha aumentado exponencialmente en nuestro país y la crisis socioeconómica generada por la pandemia del coronavirus ha terminado de agravar esta situación. En España, el precio del alquiler es un 41% más caro en 2021 que hace cinco años y un 32% más que hace una década, según un estudio reciente presentado por Fotocasa.

De esta manera, los inquilinos en 2016 debían pagar por el alquiler de una vivienda de 80 m² una media de 592 euros/mes, frente a los 835 euros/mes que se paga como media en España en 2021. Con estos datos, resulta bastante más rentable en determinadas regiones la compra de una vivienda en lugar del alquiler.

El último análisis publicado el pasado 15 de noviembre por UVE Valoraciones sobre las cuotas hipotecarias frente a los alquileres en un total de 107 municipios españoles revela que tan solo en 11 ciudades de nuestro país compensa más optar por el alquiler de una vivienda frente a la compra.

Este análisis se ha realizado calculando la cuota hipotecaria que corresponde a un crédito del 80% del valor de la oferta, con duración de 24,5 años y un tipo de interés del 1,52%, tomando como referencia el valor medio de junio publicado por la Asociación Hipotecaria Española y los precios de Idealista de oferta en venta y alquiler. A nivel nacional, solo en estas ciudades resulta mejor el alquiler:

En cualquier caso, aclaran, la fuerte disminución de ofertas de alquiler desde junio de 2021 en las ciudades con más población "anuncia fuertes subidas en el alquiler que pueden cambiar el porcentaje de cuota". En este sentido, en el caso de Barcelona, Madrid, Bilbao, Getxo, Sant Cugat, Alcobendas, Majadahonda, Pozuelo, Marbella y Las Rozas, "la previsible subida de los alquileres podría hacer que la compra fuera, de nuevo, más interesante que el alquiler".

Sin embargo, aunque esta comparativa pueda ser favorable para la compra, "no hay que olvidar que el principal obstáculo para quien compra por vez primera es la necesidad de tener ahorrado el equivalente al 31%-32%" del precio de la vivienda. Este es, por tanto, un gran obstáculo para buena parte de la población, sobre todo para los jóvenes.