En los últimos días han aparecido comunicados en facultades españolas, incluida una de la UIB, que se han compartido por redes sociales | Ultima Hora

En los últimos días los usuarios de las redes sociales se han encontrado con algunos mensajes, cuanto menos, curiosos. Y es que primero en la Universidad de Sevilla y después en la Universitat de les Illes Balears (UIB) se han compartido unos avisos sobre la masturbación. Obviamente, se trata de un falso comunicado oficial, pero el mensaje, colgado principalmente en los lavabos de algunas facultades, ha despertado el interés de los internautas.

Este miércoles conocíamos que en la UIB circulaba una notificación falsa «respecto a masturbaciones en los baños del edificio Anselm Turmeda». En el comunicado se hacía saber que «la masturbación está restringida en todo el campus» y que quien la incumpliera «sería multado y expulsado» por «los problemas que pueda causar en las instalaciones de fontanería del edificio». Además, el falso aviso, similar estructura a otras circulares de la universidad, solicitaba «la ayuda de los estudiantes para detectar a los individuos que consideren que los baños son el lugar oportuno para realizar estar prácticas sexuales».

Sin embargo, esta misiva llegaba días después de que se viralizara una nota similar en la Universidad de Sevilla, también falsa, bajo el título Aviso de masturbación. Con un texto similar al de la UIB, pero más extenso y de carácter más jocoso, se apelaba a que «las tuberías del baño no están diseñadas para manejar descargas humanas», cuyo exceso «ha causado un bloqueo» en las tuberías que «han estado a punto de reventar». Además, se ‘amenazaba’ con recolectar y analizar cualquier «descarga» que se detectara para «determinar a quién pertenece» y proceder a interponer una multa de mil euros.

Según parece, el origen de estas misivas es una que surgió en la localidad de Valsequillo, en Gran Canaria. La notificación, muy similar a la de la Universidad de Sevilla, surgió en un albergue, donde se pedía a los usuarios que no se masturbaran en los baños. «Por favor, mastúrbense en sus propios hogares y a su disposición», pedía la nota, que no ha tenido la misma repercusión en redes sociales que sus sucesoras.