El pasado 12 de agosto, el escritor británico de origen indio Salman Rushdie fue apuñalado varias veces por un fanático islamista cuando participaba en un evento en Nueva York. Dos meses después, hay novedades sobre su estado.

Su agente, Andrew Wylie, ha confirmado en El País que el autor nacido en Bombay ha perdido la visión de un ojo y la movilidad de una mano. "Sus heridas eran profundas. Perdió la vista en un ojo. Sufrió tres lesiones graves en el cuello y perdió la movilidad en una mano porque las heridas de arma blanca cortaron los nervios", dijo.

Aunque Wylie no confirmó si Salman Rushdie sigue o no hospitalizado, pero sí que su vida no corre peligro: "Sobrevivirá", dijo.

El hombre acusado de apuñalar a Rushdie se declaró inocente de los cargos de intento de asesinato y agresión en segundo grado cuando compareció ante el tribunal el 18 de agosto.

Hadi Matar, de 24 años, compareció ante el tribunal y, como afirmó el fiscal de distrito Jason Schmidt, "su misión de matar al señor Rushdie es mayor en su mente y supera su libertad personal".

Schmidt argumentó que Matar debería permanecer bajo custodia mientras se lleva a cabo el juicio por el ataque y se le ordenó no tener ningún contacto con Rushdie.