Una mujer ha aguantado colgada de la ventana de su vivienda en la planta 20 durante un incendio producido en un edificio de apartamentos en el vecindario de Midtown Manhattan de Nueva York (EE UU), en el que han resultado heridas al menos 38 personas, según han informado los Bomberos locales.

Testigos del suceso recogieron imágenes del denso humo saliendo de uno de los apartamentos del edificio número 429 de la calle 52, en Manhattan, así como del aparatoso rescate por la fachada de la mujer y de otra persona que se encuentra en el interior del piso, mediante una cuerda sujeta a la azotea del edificio, según detallan en la CBS.

El Departamento de Bomberos ha detallado que recibieron una llamada poco después de las 10.00 hora local (las 16.00 horas en España), por un fuego desatado en el vigésimo piso del bloque de viviendas que hizo sonar tres alarmas, según ha recogido la NBC.

A su llegada a la zona, procedieron al rescate de los inquilinos afectados. Dos de ellos se encuentran en estado crítico y cinco miembros de los servicios de emergencias (EMS, por sus siglas en inglés) presentan lesiones graves. Todos los heridos han sido trasladados a hospitales cercanos.

Al parecer, una batería de iones de litio conectada a un dispositivo de micromovilidad habría causado el incendio, ya que, según ha detallado el jefe de Bomberos, es un factor muy reconocible porque la habitación comienza a parpadear unos pocos segundos después de surgir el fuego.

El jefe de bomberos Daniel E. Flynn ha explicado que el fuego se desató a partir de una batería de este tipo de una bicicleta eléctrica de uno de los apartamentos, y añadió que en el mismo piso había varios dispositivos de este tipo, puesto que el residente de la vivienda se dedicaba a arreglarlas. El cuerpo ha iniciado una investigación para determinar si su negocio era legal.

Los Bomberos han contabilizado hasta 200 incendios generados por este tipo de dispositivos en la ciudad en el último año. Las autoridades han advertido en numerosas ocasiones sobre los peligros de estas baterías y han lanzado campañas para concienciar a la gente.

El pasado septiembre, la Fiscalía de Nueva York inició un reparto de folletos informativos en varios idiomas con recomendaciones para su carga, almacenamiento y mantenimiento, después de que en 2021 se registraran cuatro muertos y 79 heridos por incendios causados por estas baterías.

La oficina de la fiscal advertía entonces de que las baterías de las bicicletas eléctricas empleadas por miles de repartidores a domicilio, al ser de iones de litio y tener una mayor capacidad de almacenamiento de energía, "tienen más probabilidades de incendiarse que una batería tradicional".