Spiritual Mallorca: otra forma de hacer turismo

| |

Valorar:
preload
Spiritual Mallorca

En la imagen, la entrada principal a la basílica de Lluc.

20-05-2016

Spiritual Mallorca es un nuevo producto turístico, de carácter cultural, que pretende convertirse en la gran red de patrimonio religioso de Balears. Un solo ticket dará acceso al convento de Sant Francesc, el Santuario de Cura, el Santuario de Lluc, la Casa Museu Sant Juníper Serra, el Monasterio de La Real y La Porciúncula. Este nuevo producto se comercializa con un precio de 5 euros, si bien los residentes, la tercera edad, los estudiantes y los menores deberán abonar tres.

Spiritual Mallorca quiere convertir el turismo cultural en un factor económico dinamizador de la isla, puesto que no padece el grave problema de la estacionalidad. Además, atrae a un visitante de alto poder adquisitivo y con una alta sensibilidad por la historia, el patrimonio y el medio ambiente. Spiritual Mallorca se presenta como una gran ruta por las emociones, el corazón y el alma de los mallorquines. Además tiene la gran ventaja que supone ser un producto 365 y que, por tanto, no está sujeto a la temporalidad. Además, la iniciativa favorece también a numerosos pueblos de interior, puesto que todos tienen su ermita, santuario, iglesia o convento... con el que sumarse a Spiritual Mallorca.

El proyecto se ha gestado este año, pero el grupo Iru gestiona diferentes espacios en Lluc desde 2012, cuando los Missioners dels Sagrats Cors, los popularmente conocidos como 'coritos', solicitaron un informe a Iru, empresa especializada desde hace años en gestión cultural, un informe sobre la manera de mejorar la visita al Santuario. Una vez elaborado el informe, la empresa recibió el encargo de llevar a cabo el proyecto. Una inversión inicial de más de 450.000 euros y la obligatoriedad de pagar en el parking fueron los primeros pasos. Una medida polémica, pero imprescindible, puesto que Lluc se había convertido en una parada multitudinaria de turistas que poco o nada dejaban a las arcas del monasterio. En 2014, y después de largas negociaciones, el grupo Iru comenzó a gestionar Sant Francesc, sy posteriormente se sumaron los nuevos espacios hasta materializarse el proyecto de Spiritual Mallorca.

El Monasterio de Lluc, los espacios vinculados a Ramon Llull y la Casa Museu de Sant Juníper Serra vertebran la oferta de Spiritual Mallorca. Los Missioners del Sagrat Cor son los responsables de Lluc y el Monasterio de La Real; los franciscanos de la Tercera Orden Regular regentan Sant Francesc, La Porciúncula y el monasterio de Cura, mientras que la Casa Museu es gestionada por la Sociedad de Amigos del Pare Serra.

Los seis espacios integrados en la red cuentan con 22 trabajadores del grupo Iru y un volumen total de 153.000 visitantes anuales, a los que deben sumarse unos 9.500 escolares. Además, se han editado unos 350.000 folletos y unos 350.000 flyers, a disposición de los visitantes. La inversión prevista en los próximos cinco años rondará los 800.000 euros. Durante este 2016, está previsto que Spiritual Mallorca cree un espacio Ramon Llull en Sant Francesc y otro en Cura. Además, pondrá en funcionamiento una app para contribuir a alcanzar los 200.000 visitantes fijados como objetivo, en la que ofrecerá todo tipo de datos de los diferentes lugares.

Spiritual Mallorca pretende aumentar de forma paulatina el número de espacios visitables, si bien para que sean rentables es imprescindible un número mínimo de visitantes. En este sentido, Rafael Durán, máximo responsable de la mayor red de patrimonio cultural visitable en Mallorca, asegura que "estamos abiertos a integrar el máximo número de espacios posibles". Spiritual Mallorca, además, es consciente de la importancia de la Catedral y busca algún tipo de alianza que pueda contribuir al desarrollo o mayor conocimiento del nuevo producto turístico.

Spiritual Mallorca dispone de numeroso merchandising a la venta en sus diferentes espacios. Imanes para nevera, pastilleros, calendarios, bolígrafos, puntos de libro, cuadernos, llaveros... además de guías de visita que son fáciles de encontrar en los puntos de venta de cada espacio. Además, la cerveza Juniperus o la denominada Lluc, mallorquinas y artesanales, son las estrellas en la Casa Museu del Pare Serra y en el Monasterio de Lluc.

Spiritual Mallorca es un nuevo producto turístico que se abre camino en el complicado mundo de la oferta complementaria. Un director comercial y dos ejecutivos de venta son los responsables de "vender" Spiritual Mallorca. El precio de la oferta es una de las principales dificultades, puesto que al ser tan barato la comisión que puede ofrecerse a los intermediarios es reducida.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.