0

Desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones se presentó, a mediados del mes pasado, una propuesta de nuevas cotizaciones de las personas que trabajan por cuenta propia y cotizan en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. La propuesta del ministro José Luis Escrivá, ha generado una intensa polémica entre los agentes sociales.

La mayoría de los sectores de autónomos consultados manifestaron su preocupación por las cotizaciones que se reflejan en la propuesta. Ya que, si se llegasen a poner en marcha el sistema de cotización tal y como lo quiere diseñar la Seguridad Social, los autónomos acabarían destinando aproximadamente el 30% de sus rendimientos netos al pago de cuotas a la Seguridad Social.

Pero es curioso que cuando se consulta a los agentes sociales, siempre se olvidan de las cooperativas. Somos un sector afectado puesto que más del 43% de personas socias trabajadoras que forman las cooperativas de trabajo están cotizando al RETA, conforme a la normativa vigente que permite elegir a las personas socias trabajadoras la cotización entre el Régimen General o el RETA.

En las cooperativas de trabajo los ingresos se generan, como empresa, e incluyen tanto a personas socias trabajadoras como a trabajadoras por cuenta ajena. La retribución a las personas socias trabajadoras por el trabajo realizado, se les abona con anticipos laborales, durante todo el año. Se considera inviable la posibilidad de realizar variaciones a lo largo del año ya que no podrían efectuarse previsiones respecto de los ingresos.

Si se va a cambiar el sistema y la cotización se basa en el volumen de ingresos, el RETA puede perder sentido para muchas de los socios de las cooperativas, incluso se podrían generar problemas en las cooperativas de enseñanza que tienen el denominado módulo íntegro.

Por otro lado, es importante señalar que se está creando un número importante de cooperativas de trabajo y por ende de nuevos empleos, como consecuencia de la existencia de la “tarifa plana”, la mera indicación de su desaparición se valora negativamente en nuestro sector.

Desde la Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado, COCETA, se ha realizado una primera valoración respecto de la afectación que podría tener tanto en las personas socias trabajadoras de las cooperativas de trabajo, que son más de 107.000 personas, como para todas las que pueden salir de la precariedad e insertarse en el mundo laboral, teniendo un empleo estable, sostenible, con gobernanza democrática y equitativa en género, optando por el modelo de cooperativa de trabajo. Confiamos en que podamos hacer llegar nuestros comentarios y sugerencias como agente social afectado que somos.