La junta de jueces de lo social de Palma ha criticado hoy la supresión del juzgado de refuerzo establecido en 2012 y ha reclamado al Ministerio de Justicia el nombramiento de cuatro jueces de refuerzo para evitar que se incrementen aún más las demoras.

Los titulares de los cuatro juzgados de lo social de Mallorca se quejan de que se elimine el juzgado de refuerzo a pesar de que está constatado que la carga de trabajo que soportan haría necesaria la creación de, al menos, otros dos nuevos juzgados.

Por eso, reclaman jueces de refuerzo y también cuatro funcionarios más para auxiliar a cada uno de esos nuevos magistrados y un secretario judicial para las causas que estos asuman.

En la actualidad, subrayan, el tiempo de respuesta para el señalamiento de los juicios ante la jurisdicción social de Palma es de 26 meses, pero los jueces advierten que con la supresión del juzgado de refuerzo este plazo se alargará.