La consellera balear de Hacienda, Catalina Cladera | CAIB

La consellera de Hacienda, Catalina Cladera, ha asegurado este miércoles que el Govern mantendrá una actitud «reivindicativa» frente al ejecutivo central para mejorar su financiación y ampliar el techo de déficit, y ha aseverado: «En Balears no estamos dispuesto a seguir sacrificando los derechos básicos de los ciudadanos y su estado de bienestar».

«Los ciudadanos nos han votado para llevar a cabo un cambio y recuperar los derechos de la ciudadanía y sus derechos básicos en la medida en que sea posible», ha afirmado la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas con ocasión de su primera rueda de prensa tras asumir este cargo hace unos días.

Para ello es necesario mejorar el dinero que recibe la comunidad autónoma del Estado cada año, por lo que el ejecutivo balear no se quedará «de brazos cruzados».

En su comparecencia pública, Cladera ha dicho que «Madrid comienza a entender que esto no puede ir así» y que es necesario «flexibilizar» el techo de déficit permitido a las comunidades autónomas por parte del Gobierno central.

«Necesitamos una mejora de la financiación y una flexibilización del déficit», ha reivindicado la consellera en esta rueda de prensa para analizar la balanza de pagos de las comunidades autónomas de 2012, que sitúa a las islas como segundo territorio peor financiado tras Madrid.

Cladera se ha referido al déficit después de que el Gobierno central haya anunciado que previsiblemente se celebre un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) la semana próxima, en el que se establecerán los déficit para cada comunidad, así como la financiación adicional.

La titular balear de Hacienda ha mencionado que el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, reconoce que Balears está «mal financiada», por lo que el objetivo del Govern balear en esta legislatura es «cambiar esta tendencia» desde una postura reivindicativa en favor de los ciudadanos de las islas, que «no tienen los recursos suficientes"

Se trata de una situación de «injusticia financiera» y de «insolidaridad», ha calificado la coyuntura la consellera, que ha apostillado: «hay que decir basta».

La deuda de Balears se sitúa a día de hoy en cerca de 9.000 millones de euros -un 70 % más que en 2011- y el déficit de la comunidad autónoma de abril fue del 0,4 %, tres décimas por debajo del techo permitido para este año del 0,7 %, por lo que no se cumplirá, ha vaticinado la consellera.

En respuesta a una pregunta, Cladera ha señalado que «no se puede decir tan alegremente» que Baleares se niega a cumplir con este nivel de déficit porque el Estado tiene medidas «coercitivas» sobre las comunidades autónomas.

Balears está dispuesta a ser «solidaria» con el resto de comunidades autónomas, pero es de «justicia financiera» que mejore su financiación, ha insistido.

El Govenr balear ya ha solicitado la reunión de la comisión mixta bilateral Estado-Baleares para que sean una realidad las inversiones estatuarias y para desarrollar un nuevo Régimen Especial de Balears (REB).

De los 2.800 millones que las islas debían recibir en concepto de inversiones estatuarias entre los años 2008 y 2014, las islas solo han ingresado 360 millones, ha concretado el director general de Presupuestos y Financiación, Joan Rosselló, que ha acompañado a Cladera.

A pocos meses de las elecciones generales, la consellera ha confiado en que de las urnas salga un nuevo ejecutivo central con «otro talante» hacia Balears.