Caso Nóos

El exsocio de Urdangarin niega el origen fraudulento de los 900.000 € de Luxemburgo

| Palma |

Valorar:
preload
Pedro Horrach, interrogando a Diego Torres en el juicio del caso Nóos.

Pedro Horrach, interrogando a Diego Torres en el juicio del caso Nóos.

23-02-2016 | T. Ayuga

El exsocio de Iñaki Urdangarin al frente del Instituto Nóos, Diego Torres, con cuyo interrogatorio se ha reanudado este martes el  juicio del caso Nóos, ha negado el origen fraudulento de los más de  900.000 euros que transfirió a una cuenta del Crédit Suisse de  Luxemburgo y que presuntamente procedían de las actividades ilegales  que urdió junto al exduque de Palma para apoderarse de más de seis  millones de euros de las Administraciones públicas.

Más en concreto, el acusado ha sido preguntado por las distintas  transferencias que ordenó desde una cuenta que había abierto  anteriormente en Banca Privada de Andorra a otra en el Crédit  Agricole de Luxemburgo, justificando en este sentido que se trataba de ahorros de «los años 90 que decidí traspasar a un lugar  financieramente más seguro, de la UE y que no fuese un paraíso  fiscal».

Sin embargo, según sostiene Horrach, la cuenta abierta en Andorra  habría servido para ingresar en efectivo fondos procedentes de las  cantidades presuntamente sustraídas de las Administraciones.

A efectos de ocultar y dificultar el seguimiento de los mismos,  Torres ordenó la transferencia del dinero a favor de la cuenta  corriente que tenía abierta la compañía fiduciaria Blossom Hills -una  de las empresas que habría servido para ocultar los fondos en el  extranjero- en el Credit Agricole de Luxemburgo.

En la misma entidad bancaria, Torres aperturó otras dos cuentas  corrientes a su nombre para poder ir depositando, entre 2009 y 2011,  los activos que fuese considerando oportunos. El procesado ha vuelto  a desvincularse en este sentido incidiendo en que «todos estos temas  los llevaba Miguel Tejeiro».

Al ser inquirido sobre las distintas cantidades transferidas --de  335.261 euros, 410.000 y otras--, ha abundado en el mismo sentido:  «Tejeiro es la única persona que podría dar cuenta de esto, puesto  que es quien lo ha pensado y lo ha ejecutado. «Es lamentable que no  esté aquí para explicarlo.

«De las cosas respecto a las que adopté decisiones no habrá nada  que no le vaya a responder, pero de estas cuestiones no puedo. Hay  campos en los que he tenido que espabilarme pero en este campo no,  toda la confianza la tenía depositada en Tejeiro», ha aseverado.

Desvincula a su mujer

El acusado ha desvinculado asimismo de estas operaciones a su  mujer --acusada por un delito de blanqueo de capitales--, a pesar de  que el nombre de ésta figura en varios correos electrónicos que le  han sido mostrados durante el juicio.

El Ministerio Público postula al respecto que, pese a que las  operaciones eran ordenadas por Torres, eran ejecutadas materialmente  por su mujer «plenamente consciente de que las compañías Blossom  Hills y De Goes eran pantallas fiduciarias».

En 2012, Torres y su mujer abrieron una cuenta corriente en la  entidad bancaria Crédit Suisse de Luxemburgo a la que traspasaron la  totalidad de los fondos que hasta entonces mantenían en el Crédit  Agricole, ascendiendo en fecha 17 de julio de 2012 el saldo de la  nueva cuenta a 961.666 euros, actualmente embargados.

Torres ha manifestado que el dinero de esta última cuenta nada  tenía que ver con los traspasos efectuados entre las anteriores y ha  justificado que aquélla «se nutrió de los ahorros que yo tenía en  Andorra y de rendimientos de capital mobiliario».

En concreto, la Fiscalía Anticorrupción reclama para el acusado 16  años y medio de cárcel --petición que Manos Limpias eleva a 22 y  medio-- por poner en marcha, junto al exduque, una estructura «hueca  de contenido real» y «una maraña de facturación ficticia» para  apoderarse de los más de seis millones de euros que obtuvieron de  Baleares, Comunidad Valenciana y Madrid.

Para ello, según el fiscal Pedro Horrach, utilizaron el Instituto  Nóos como epicentro de la trama, al que manejaron «a su antojo» junto  a otras mercantiles de su propiedad para que «operasen al servicio de  sus intereses comerciales».

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

cromapons
Hace más de 3 año

A cada confesión del Torres, se hace mas evidente que el fiscal Horrach no ha hecho su trabajo. Y eso es una cosa que nunca entenderé. Es que la ciudadania no se merece que el fiscal impute a todos los culpables de robar nuestro dinero? Muchio me temo que si el menorquin sigue cantando, al fiscal Horrach habra que buscarle otro empleo.

Valoración:menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1