La defensa de la Infanta: «Se limitaba a rubricar sin pedir explicaciones»

|

Valorar:
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, a su llegada este miércoles a la última sesión del juicio del caso Nóos

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, a su llegada este miércoles a la última sesión del juicio del caso Nóos

M. À. Cañellas

Pau Molins, uno de los abogados que representa a la infanta Cristina, ha subrayado durante la exposición de su informe final que su patrocinada, como socia de la mercantil Aizoon, «se limitaba a rubricar muy ocasionalmente aquello que se le solicitaba», desvinculándola de la gestión diaria de la empresa que comparte junto a su marido, Iñaki Urdangarin.

El letrado, que ha tomado la palabra pasadas las 11.15 horas, ha subrayado que durante el juicio del caso Nóos, que finaliza este miércoles, ha quedado acreditada «de forma arrolladora» la tesis exculpatoria de la defensa de la exduquesa de Palma, para quien pide su libre absolución.

Molins ha iniciado su intervención aseverando que, después de que la letrada que representa al «autodenominado sindicato de funcionarios públicos» Manos Limpias dedicase «una hora y 35 minutos hablando de la Infanta, no puedo dejar de contestar ni una sola de las graves acusaciones contra Cristina de Borbón».

El abogado ha recordado que Aizoon fue constituida en 2003 por iniciativa de Urdangarin, quien propuso a la Infanta que constara como socia. El objeto: la prestación de servicios de consultoría y asesoramiento así como la compraventa de bienes inmuebles.

Molins ha subrayado así que «no es cierto» que la mercantil fuese constituida únicamente para canalizar los ingresos profesionales de Urdangarin, negando que fuese una empresa pantalla sin actividad real.

«Urdangarin era el único administrador de hecho y de derecho, tenía el dominio absoluto y exclusivo y dejó completamente al margen su esposa».

Molins ha asegurado que la tesis «equivocada» de que doña Cristina es socia de su marido Iñaki Urdangarin en la empresa Aizoon como «escudo fiscal» ante Hacienda se ha «volatilizado» durante el juicio.

Según Molins, la simple existencia del procedimiento judicial, con la presencia de la infanta en el banquillo como acusada de ser cooperadora en dos presuntos delitos fiscales de su marido en el IRPF de 2007 y 2008, demuestra que no es cierto que sea un escudo fiscal.

En su informe ante las juezas en la última jornada del juicio, Molins ha recordado que esa tesis la apuntó un notario en su declaración ante el juez de Instrucción durante la fase de investigación del caso Nóos, pero lo desmintió durante el juicio.

Molins ha recordado que, según el notario, fue el asesor fiscal de Urdangarin, Miguel Tejeiro, quien le dijo que la infanta aparecía en la documentación como un escudo fiscal. En el juicio, el propio Tejeiro «negó haber proferido jamás dicha expresión» y la atribuyó a una invención del notario para perjudicarle por enemistad personal.

El propio notario las matizó «de forma sustancial» ante las juezas y dijo que fue una interpretación personal suya.

«Es un indicio que desaparece, se volatiliza totalmente en la fase de plenario», ha dicho Molins, que ha acusado a Manos Limpias de reinterpretar la realidad en función de sus tesis y seleccionar «a su antojo y conveniencia» qué pasajes de lo dicho por los testigos son válidos y cuáles no lo son.

Molins también ha negado que nadie aconsejara a la infanta no ser socia de su marido en Aizoon. El mismo notario explicó ante el tribunal que esa recomendación se la hizo a Tejeiro y el asesor fiscal negó haberla recibido nunca.

En cuanto al asesor jurídico de la Casa Real José Manuel Romero, conde de Fontao, Molins ha recordado que lo único que dijo al respecto ante el tribunal fue que no conocía la existencia de Aizoon y que recomendó a todos los miembros de la familia real que se casaran en separación de bienes, consejo que se cumplió


Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.