Orden internacional de búsqueda para el hijo de la mujer asesinada en el Mallorca

| Palma |

Valorar:
Gloria Francisca, a la izquierda de la foto, era una mujer muy querida en Mallorca y llevaba años trabajando como limpiadora en Aqualand, en Llucmajor.

Gloria Francisca, a la izquierda de la foto, era una mujer muy querida en Mallorca y llevaba años trabajando como limpiadora en Aqualand, en Llucmajor.

El Grupo de Homicidios sigue volcado en la localización del hijo de la mujer asesinada en el Arenal, que desapareció poco antes de aparecer el cadáver dentro de un arcón y que según todos los indicios huyó con su novia. La policía ha dictado una orden internacional de búsqueda por si el menor consiguió salir de Mallorca y controla el aeropuerto y los puertos.

Cada hora que pasa, las sospechas sobre el joven –que tiene 16 años– aumentan, aunque la policía no tiene la certeza de que esté implicado en la muerte violenta. Se trata, de momento, de un cúmulo de circunstancias. Su huida es el dato que más inquieta a los investigadores. Y todo indica que lo hizo acompañado de su novia, española.

También es muy extraño que el hijo colocara un candado en el garaje donde estaba el cadáver. Y, sobre todo, que no detectara el hedor que procedía del arcón.

Durante todo este jueves, la Policía Nacional rastreó las zonas que frecuentaba el chico y los lugares donde se reunía con sus amistades. También contactó con su círculo de allegados, pero no se halló ni rastro de él ni de su novia.

Ultima Hora entrevistó este jueves a Juana Elizabeth, la madrina del chico y la mejor amiga de Gloria Francisca Zavala Correa.

Los datos no aclaran cómo murió y se han remitido muestras a un laboratorio de Barcelona. Los primeros datos del examen forense practicado a la mujer ecuatoriana no han permitido aclarar cuál fue la causa de la muerte. Su cuerpo estaba en avanzado estado de descomposición, lo que está dificultando las pesquisas. Algunas muestras se han remitido a un laboratorio de Barcelona. En un primer momento se especuló con que la víctima presentaba un golpe.

No descartan que el cadáver fuera movido de sitio. El cuerpo sin vida de la mujer ecuatoriana, que tenía 56 años, apareció dentro de un arcón de plástico en el garaje de su casa, cubierto con grandes bolsas y sujeto cinta americana negra. Sin embargo, los investigadores no descartan ninguna hipótesis. Ni siquiera que hubiera sido agredida en otro lugar y después trasladaran el cuerpo hasta ese aparcamiento. El recinto ha sido examinado por la Policía Científica.

Revisan cámaras del puerto y el aeropuerto en busca de los dos jóvenes. La Policía Nacional está revisando cámaras de seguridad del aeropuerto de Son Sant Joan y de algunos puertos por si aparece el sospechoso y su novia, que reside en el Coll d’en Rabassa. Los agentes creen poco probable que hayan conseguido huir a un país extranjero con tan poco tiempo, pero no descartan que hayan salido de Mallorca con destino a la Península.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.