Brote de coronavirus

El Govern balear garantiza las becas de comedor a unos 400 alumnos de Menorca

| Palma |

Valorar:
preload
Becas comedor

El servicio a los alumnos con becas de comedor es una necesidad social que había quedado desatendida en estos primeros días de suspensión de clases presenciales por el coronavirus.

16-10-2018DANIEL ESPINOSA

La Conselleria d’Educació y la Conselleria d’Afers Socials presentarán hoy en el Consell de Govern una iniciativa para garantizar las becas de comedor, de las que son beneficiarios más de 6.000 alumnos de Balears (unos 400 en Menorca), un servicio social que había quedado en el aire con motivo de la suspensión de clases por la crisis del coronavirus.

Así lo manifestaron ayer los responsables de ambos departamentos autonómicos, Martí March y Fina Santiago. Todo apunta a que la iniciativa que será presentada hoy descarta el servicio a domicilio de estas comidas. En cualquier caso, March señaló que «ya estamos trabajando en la logística para cubrir esta necesidad social».

Respecto a la enseñanza a distancia implantada por la ausencia de clases presenciales, el conseller d’Educació destacó «el esfuerzo que están realizando los equipos directivos para coordinar a los docentes y contactar con las familias de los alumnos, todo ello de manera muy rápida en una situación imprevista y extraordinaria, y buscando el menor impacto negativo».

En este sentido, March reconoció que existe «una brecha digital en centros y alumnos entre sí que se ha tenido en cuenta a la hora de organizarse. Hay que adaptarse a las necesidades de cada centro y de cada alumno. Todos estamos aprendiendo, modificando y corrigiendo. La atención a la diversidad es lo que más problemas está creando, lo que obliga a más esfuerzos».

Así, en Educación Infantil se refuerzan las materias, por lo que el papel de las familias es muy importante. En Primaria se presta especial atención a las competencia de lectura, escritura y matemáticas. En Secundaria, hay más capacidad digital, el uso de plataformas es más frecuente y el alumno cuenta con más autonomía. En Bachillerato, habrá que estar atentos a los alumnos de selectividad. Y en FP, se deberán atender las competencias profesionales. El conseller consideró que «hay que dosificar las actividades, no tienen que ser excesivas».

Sobre la selectividad, March no descartó que las pruebas se retrasen a julio y su recuperación, a septiembre, lo que afectaría al período de matriculaciones y al inicio de curso en la universidad. El conseller indicó que «todo está alterado: las oposiciones, los interinos, el período de escolarización y las infraestructuras».

Según los datos aportados por Educació, el 34 % de los centros no dispone de plataformas en su aula virtual, aunque dispone de otros recursos.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.