La basura se acumula en las calles de Maó tras cuatro días de huelga | Josep Bagur Gomila

4

Los trabajadores de la recogida de residuos urbanos reunidos en las sedes del sindicato CCOO han secundado este lunes el nuevo preacuerdo alcanzado este domingo que supone «aplazar aunque no desconvocar» la huelga que afecta desde la pasada semana a Menorca y gran parte de Mallorca y han advertido que podría «reactivarse inmediatamente» si se producen sanciones o presiones a los empleados.

Los empleados reunidos en asamblea han apoyado el acuerdo con 234 votos a favor y 94 votos en contra.

Esto significa que los camiones saldrán la noche de este lunes después de cuatro días de paros, pero no realizarán horas extra.

El nuevo acuerdo contempla el inicio, a partir del próximo 26 de octubre, de negociaciones por parte de cada ayuntamiento con contratas vigentes con las empresas para que sus trabajadores puedan empezar a beneficiarse de las condiciones del nuevo convenio.

El inicio de estas negociaciones es la principal novedad respecto al preacuerdo de la pasada semana, que fue rechazado, y que dejaba a los trabajadores de las contratas vigentes a la espera de la finalización para en nuevas licitaciones poder sumarse al acuerdo autonómico.

Ahora, han destacado, los consistorios estarán obligados a presentar un plan de viabilidad en unas negociaciones que contarán con la presencia de la Federación de Entidades Locales (Felib) como mediador.

Desde el comité de empresa ha resaltado en este punto la dificultad jurídica de que las licitaciones ya firmadas accedan directamente al acuerdo por lo que han puesto en valor el inicio de las negociaciones para sumarse a las mejoras.

El acuerdo incluye, como ya constaba en la primera propuesta, mejoras salariales hasta una horquilla de sueldos de entre 18.000 y 21.500 euros e incrementos de 200 euros anuales.

En este punto, el comité de huelga ha destacado la importancia de las mejoras «habiendo personas que están ganando 13.000 euros al año» y la necesidad de «no tensar la cuerda» en la vertiente económica.

El acuerdo está sujeto, además, a tres escenarios, tras las amenazas de sanciones, presiones y el descuento de las horas de huelga a las que se han referido algunos trabajadores.

Así, en el caso de que no se descuenten las horas de la huelga, se ha fijado el compromiso de retirar la basura en 24 horas. En cambio, si se descontaran a los trabajadores horas por haberse sumado a los paros, los empleados han advertido que se limitarán a desarrollar una jornada ordinaria de recogida y de la manera habitual, que haría imposible la retirada total de los residuos de la vía pública y que obligaría a activar servicios extraordinarios.

El tercer escenario es el de las presiones y las sanciones que llevaría inevitablemente a una reactivación de la huelga.

Los representantes de los trabajadores han reconocido en todo caso que si se alcance el convenio autonómico, éste será «de mínimos» y que la mirada está puesta en las condiciones de los trabajadores en Ibiza, con salarios más altos, y la «salida de la precariedad».

Además, según han advertido, el aplazamiento es el comienzo de la negociación del convenio en las próximas semanas que debe incluir otros asuntos como las bajas o las prejubilaciones.